Unos encapuchados revientan un concesionario de Jaguar

La banda cortó de madrugada una calle de Chamberí con dos coches y atacó con un tercero la tienda - Los ladrones robaron cuatro vehículos

Un estruendo interrumpió el sueño de María Toronjo a las tres menos cuarto de la madrugada del martes. La mujer, de 75 años, vive en la calle de Bretón de los Herreros, número 44, en el barrio de Chamberí. Se levantó y, por la ventana, vio a varios hombres con la cara cubierta que estaban rondando el concesionario de Jaguar, pegado literalmente a su bloque de pisos. María cogió una silla y se postró junto a la ventana. No quería perder detalle, pero ni se le pasó por la cabeza avisar a la policía.

"Fue como en las películas", afirma una vecina a la que levantó el estruendo
La capital ha sufrido desde mayo ocho atracos en tiendas de lujo

Más información

Los atracadores tardaron entre 20 minutos y media hora, según ella, en reventar la puerta metálica de entrada, empotrar un coche contra la segunda, de cristal, y llevarse cuatro vehículos. El de la gama más alta de esta firma cuesta 130.000 euros; el más barato, 30.000. El robo puede haber supuesto un botín de más de medio millón. Los dueños del concesionario, que se llama Autocapital, no detallaron los modelos de los vehículos sustraídos, ni quisieron aclarar los entresijos del robo.

"Fue como en las películas", explicó María, en el umbral de su piso, vestida con una bata y con el palo de fregona apoyado en la puerta. Cuenta que dos coches cortaron las calles de Modesto Lafuente y de Fernández de la Hoz, que delimitan justo el tramo de Bretón de los Herreros en el que está el concesionario. "Los ladrones hicieron tanto estruendo que hasta despertaron a mis pájaros", relató la mujer, que tiene varias jaulas de aves.

Uno de los vecinos que llamaron a la policía vive en el mismo bloque que María. A él también le despertaron "los golpetazos", según la hermana de éste. La mujer aseguró que fueron hasta ocho los encapuchados. "Era un grupo muy bien organizado. Uno de ellos dirigía el cotarro", explicó.

"Varios vecinos llamaron a la policía", dice esta mujer. "Pero tardaron y, al llegar, los ladrones ya se habían ido". Al volante de su botín. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía confirmó únicamente que fueron cuatro los coches sustraídos. La Delegación de Gobierno remitió a la misma versión, sin ofrecer más información.

"Llevo aquí 15 años y jamás hemos vivido nada parecido", aseguró el dueño de un bar, justo al lado del concesionario de lujo, que hace un par de años era una tienda de Opel, explicó el hombre. A él también le llegó el relato de los hechos a través de María. La mujer, que había salido por el barrio, explicó a varios vecinos los detalles de un robo espectacular que vivió desde la ventana de su casa.

En el suelo de la tienda de coches ayer al mediodía aún estaban marcadas las huellas de los neumáticos, y había restos de cristales. Al parecer, los ladrones huyeron derrapando.

"Han reventado la puerta, la han dejado sin cerradura", explicó uno de los empleados del concesionario que revisaba la entrada. En uno de los orificios, a la altura de la cerradura, había restos de un petardo de unos diez centímetros. En los bajos del portón de hierro, de más de tres metros y pintado de verde, había marcas. "Se liaron a golpes", concluyó el mismo empleado.

Con la segunda puerta acristalada, que separa un pasillo de la exposición de coches, empotraron otro vehículo. Ayer, aún sin cristal, la única señal de que la noche anterior había habido un robo con al menos tres coches involucrados era la torcedura de uno de los marcos metálicos de la puerta, también pintado de verde.

Un mecánico del concesionario explicó que los coches robados estaban matriculados y apuntó la hipótesis de que los ladrones podrían conocer el lugar donde estaban las llaves, haberlas cogido y llevarse los vehículos sin necesidad de forzarlos, aunque no lo pudo afirmar con rotundidad. En todo caso, aseguró que hacer un puente a un Jaguar es igual de fácil que a cualquier otro coche.

Desde mayo, se han producido siete robos en tiendas de lujo en el barrio de Salamanca, tres de ellos por alunizaje, al que se suma el de ayer, en Chamberí. El pasado 7 de julio, varios hombres empotraron un todoterreno en la boutique de Gucci, en la calle de Serrano, y se llevaron dos bolsos y dos cinturones. Justo dos meses antes, atracaron la misma tienda con el mismo método, y robaron en un minuto 14 relojes y 20 bolsos.

Fachada del concesionario de Jaguar.
Fachada del concesionario de Jaguar.CLAUDIO ÁLVAREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50