gente

Brendan Fraser, contra los guerreros de Xian

El protagonista de 'La momia' llega con una nueva heroína a la tercera entrega

La momia está de vuelta y esta vez tiene superpoderes. Brendan Fraser y María Bello, los protagonistas de la tercera entrega de la saga, La momia, la tumba del emperador dragón, estuvieron ayer en Madrid para hablar de la película que se estrenará el próximo 1 de agosto.

Más información
'La Momia' regresa a la gran pantalla

La pareja de aventureros tiene que enfrentarse a un emperador, chino esta vez, acompañado nada menos que por los guerreros de terracota de Xian. Y tiene un obstáculo añadido: un hijo universitario que, a pesar de haber salido a papá y mamá en lo que a muertos vivientes se refiere, es más bien contestón y encima nunca llama a casa. Según Fraser, al final lo que acerca los personajes al espectador en las películas de efectos especiales son las relaciones familiares, igual que las dosis de romance.

Han pasado siete años desde que el protagonista rodó El regreso de la momia. "Me he divertido mucho haciendo este personaje y gracias a él soy conocido por el gran público, lo echaba de menos". Fraser ha alternado en su carrera papeles de acción con otros de más empaque, como sus interpretaciones en las oscarizadas Crash y Dioses y monstruos. "Creo que la diversidad es fundamental para mantener el interés del público, es bueno que se pregunte qué voy a hacer después".

Confiesa, eso sí, que aunque haya aprendido de todos sus trabajos, se arrepiente de alguno. Menciona -con socarronería- la producción mixta (con animación y actores) Monkey Bone, refiriéndose a ella como "la única película de 'arte y ensayo' que ha costado 80 millones de dólares".

Su compañera de reparto para esta tercera entrega de La momia es María Bello que sustituye a Rachel Weisz, quien en las dos anteriores entregas interpretó el papel de la intrépida bibliotecaria Evelyn O'Connell. Bello ha salvado la dificultad de "heredar" el personaje haciéndolo suyo y afirma sentirse muy cómoda interpretando a la madre de un veinteañero. "Nunca he aceptado papeles que no correspondieran con mi edad. Me gusta tener 40 años". Tampoco tiene problemas con el cine de aventuras: "De niña quería interpretar a Indiana Jones".

Bello dejó claro que es una mujer comprometida. Parte del rodaje de la película tuvo lugar en Pekín y Shanghai y ella no es ajena a las críticas hacia la política china por parte de Hollywood. La actriz colabora con la ONG Save Darfur, que ha juzgado duramente al Gobierno chino por sus implicaciones en el conflicto africano. Aun así asegura haber trabajado allí a sus anchas. "No soy amiga de su régimen pero tampoco de la Administración de Bush, nunca se debe juzgar a un pueblo por sus gobernantes".

Brendan Fraser y María Bello bromean ante un guerrero de terracota en Madrid.
Brendan Fraser y María Bello bromean ante un guerrero de terracota en Madrid.ÁLVARO GARCÍA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS