Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... GLORIA MUÑOZ

"A Mérida no vengo por Eurípides, sino por el jamón"

Gloria Muñoz ha celebrado su 60º cumpleaños hace unos días, y lo ha hecho en uno de los momentos más dulces de su vida. En el terreno profesional, porque es la actriz que ha cosechado tres de los más importantes éxitos teatrales del último año [el último, la Hécuba de Las troyanas, dirigida por Mario Gas], además de un Premio Max de interpretación. En el terreno privado, su momento dulce lo ha reconvertido en salado y sabroso: "Me ha pillado en Mérida y, tal que llego, empiezo con este excepcional jamón y no lo dejo; no vengo por el festival, Eurípides o las piedras, vengo por el jamón, y si queda sitio, por la torta del Casar", dice entre risas, aunque el untuoso queso lo cambia por un bacalao dorado que le recuerda a Portugal.

La actriz de teatro suma éxitos, pero el mayor es haber gozado de sus hijos

No tarda en matizar lo de su éxito: "Es el haber cumplido 60 años en el Teatro Romano con este personaje tan lleno de registros y haber encontrado tiempo para disfrutar de mi familia, sobre todo de los hijos, cosa difícil en mi profesión; eso sí que es un éxito". Se sumerge en recuerdos y habla de la gira que hizo en 1975 para la emigración, con su hijo de un año: "Antes de actuar, buscaba en las primeras filas una señora que me inspirara confianza y le pedía que se quedara con el niño mientras actuaba".

Viene del teatro independiente español y hoy se ha convertido en una gran señora de la escena reclamada por grandes cineastas como Almodóvar. "De todas formas, yo no tengo alma de figurona, sino de alguien que trabaja mucho; va con el carácter, y mi espíritu sigue siendo de teatro independiente", dice de ese sello que consiste en ser uno más, junto con técnicos y todo el equipo.

En Mérida, como casi todos los actores que pasan por su festival, vive en el hotel restaurante Las Lomas: "Están acostumbrados a nuestros horarios locos, nos dejan desayunar tarde o hacer nuestro particular botellón nocturno, muy necesario, porque llegamos con la adrenalina subida y tenemos que despresurizar charlando con copa", comenta durante la comida, que en realidad es su desayuno.

El año de gloria le viene tras interpretar tres mujeres perdedoras de tres grandes guerras. La afgana Mahala de Homebody/Kabul, de Tony Kushner; la nazi Vera de Ante la jubilación, de Thomas Bernhardt, y la troyana que soñó Eurípides (del 21 al 24 de julio en Barcelona, y del 14 de agosto al 28 de septiembre en Madrid).

"Son distintas. La afgana es un auténtico daño colateral, pierde lo que la mujer había conquistado y los talibanes le arrebataron; la nazi es una luchadora y Hécuba es una perdedora, pero vengativa", señala Muñoz. Confiesa que no es de mucho comer, pero sí de mucho disfrutar con la comida: "Los actores somos muy hedonistas". Atrás quedan las giras en las que, si iban a Asturias o Galicia, se quedaba varios días sin cenar para poder darse un homenaje con un centollo. Hoy pica más alto y es defensora de El Bulli: "¡Cómo no voy a defenderle!, a Adrià y a todos los que investigan lo nuevo en cocina... o en teatro; él hace en sus fogones lo que Mario Gas o el franco libanés Wajdi Mouawad hacen en la escena...: abrir caminos a la creación", dice esta madre de dos hijos, habidos con dos reconocidos profesionales del teatro: Felipe, iluminador, con el actor Santiago Ramos, y Julián, actor, con el director José Antonio Ortega.

Las Lomas. Mérida

- Dos de jamón ibérico: 44 euros

- Bacalao dorado: 10

- Gazpacho ajo blanco: 6

- Carpaccio presa ibérica: 12

- Cafés, pan y cervezas: 14,10

Total: 86,10 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 2008

Más información