Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los canteros recuperarán O Courel con sus manos

No serán los "600 trabajadores" de las pizarreras que hay en el agujero negro de O Courel, pero sí "una parte importante" de ellos. La Consellería de Medio Ambiente planea ir reciclando al personal de las explotaciones de losa para desvincular poco a poco la economía de la comarca del negocio de extracción de pizarra. La semana pasada, el conselleiro Manuel Vázquez se reunía con la Asociación de Pizarreros y les explicaba la política que, en adelante, seguirá Medio Ambiente en la zona protegida de Ancares-Courel y en el área de excepción abierta en 2004 por la Dirección Xeral da Natureza, donde se apiñaron todavía más las canteras.

Este bocado que la anterior Xunta arrancó al mapa de la Red Natura 2000, conocido como "buraco" (aunque el conselleiro prefiere referirse a él como "oco"), está "totalmente degradado". Las minas alteraron el paisaje, esquilmaron especies y contaminaron ríos. El "buraco" es un paréntesis en las leyes, un paréntesis de 3.000 hectáreas dentro de un espacio protegido de 45.000 (25.000, Os Ancares; 20.000, O Courel). Allí se hacinan las pizarreras y, según Vázquez, "4 o 5 están sacando losa de manera ilegal", sin autorización alguna.

En septiembre, el conselleiro hará público su "plan piloto": "En la Red Natura, no se permitirá ni una mina más" y, en el "oco", "se obligará a las empresas a cumplir con sus declaraciones de impacto y recuperar lo que han degradado, algo que, hasta ahora, nunca se les exigió". Serán las propias empresas que antes "cogían la pizarra y salían corriendo" las que, en 10 años, tendrán que restaurar el agujero. "En esta recuperación ambiental podemos generar mucho empleo", concluyó Vázquez cuando se le preguntó tras la constitución del Consello da Rede de Parques Naturais.

Este Consello se volverá a reunir en octubre (con la participación de 10 consellerías y los alcaldes de municipios con parques naturales) para pergeñar un plan director común a todos estos espacios. Uno de los objetivos será convertir a los 2.200 habitantes de los seis parques en "ciudadanos privilegiados". Otro, lograr la "complicidad" de los vecinos de Ancares-Courel "para que quieran ser parque". El plan de ofrecer una alternativa laboral a los canteros se contradice con la contestación que remitió la Xunta a la UE acerca de cuatro explotaciones que están siendo investigadas por Bruselas. En esa respuesta, el Gobierno gallego defendió salvaguardar el empleo de las canteras por su importancia económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 2008