_
_
_
_

El FAD apuesta en su barrio de Cerdanyola por pisos "flexibles"

El futuro barrio experimental del Centro Direccional de Cerdanyola del Vallès ya comienza a ser un proyecto real. A principios del año próximo se convocará el concurso para su ejecución y los arquitectos aspirantes ya tienen un primer documento de trabajo para conocer cuál es el espíritu de la iniciativa. Se trata del libro Habitar mejor, que ayer presentó en Barcelona el FAD (Fomento de las Artes Decorativas) y que recoge el debate que durante meses reunió en el centro a arquitectos, urbanistas y sociólogos, entre otros profesionales. La conclusión es que la vivienda del futuro debe ser "flexible" y adaptarse a los usuarios.

Habitar mejor permite visualizar cómo pueden llegar a ser las innovadoras 3.300 viviendas -900 de ellas públicas- de la promoción, que impulsan la Generalitat, a través del Incasol, y el Ayuntamiento de Cerdanyola. Sus conceptos son solamente una guía, pero no las bases definitivas para el concurso.

El proyecto propone que las viviendas sean concebidas como "espacios" flexibles, más que como los "pisos acabados" actuales, resume la arquitecta Beth Galí, presidenta del FAD. La idea es que los pisos sean capaces de adaptarse a las necesidades cambiantes de sus habitantes a lo largo de los años (mediante tabiques móviles, por ejemplo). Busca también que sean económicos y sostenibles, y que favorezcan la vecindad con personas de distintas edades e ingresos. Y a poder ser, que prescindan de equipamientos que puedan ser compartidos (la lavandería en lugar de la lavadora).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_