La misión de López-Chaves

El diputado del PP pretende ver las actas del Consello da Xunta

Ignacio López-Chaves ha regresado a San Caetano. Pero la enésima representación del diputado conservador ante la sede de la Xunta ha cambiado de escenario: si a día 2 de abril había presentado 1.039 preguntas ante la Consellería de Cultura, ayer fue la Secretaría Xeral de Presidencia la que se enfrentó a su fruición inquisitorial.

El parlamentario del PP acudió a reclamar "una copia completa, íntegra y compulsada del Acta del Consello da Xunta de Galicia del 15 de mayo". Y, con todo, López-Chaves erró el disparo: los mentados documentos obran en poder de la Consellería de Presidencia, donde ahora estudian si son de domino público o permanecen sujetos a la decisión del propio Consello de darlos a conocer.

En las actas de la reunión gubernamental de mayo, el diputado conservador procura "el acuerdo por el que se validan los gastos derivados del expediente de difusión internacional de la cultura gallega". Tras la breve visita de más o menos seis minutos, en Presidencia confirmaron no "tener acceso" a los documentos solicitados. López-Chaves así lo comunicó a la prensa, lo que le sirvió, sin admitir confusión alguna, para desviar sus habituales andanadas contra la conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, y arremeter directamente contra Emilio Pérez Touriño. "Es un mandatario vanidoso que desprecia al Parlamento de Galicia, a pesar de que lo iba a convertir en el centro de la vida política", dijo a las puertas de San Caetano.

López-Chaves también hizo hincapié en la vía parlamentaria de la solicitud, obligatoria para los integrantes de los grupos a la hora de pedir papeles al Gobierno. "Touriño es cómplice de los graves errores e irregularidades" del gasto en la Feria del Libro de La Habana, donde la gallega fue cultura invitada. El diputado no concretó los "errores" ni su "gravedad".

Pero Ignacio López-Chaves es viejo conocido de la Administración. Su insistencia, 1.039 preguntas a las que la Consellería de Cultura respondió a 953, ha sido calificada de "claro ejercicio de obstruccionismo" desde la Xunta. Y ofrecen datos: durante la pasada legislatura, la Consellería de Cultura recibió 32 solicitudes de documentación; en la presente, sólo López-Chaves lleva presentadas 351. "Pide todos los contratos, todas las facturas, todos los documentos, lo pide todo", señalan desde Cultura, "lo que ha provocado que haya personal dedicado únicamente a responder a sus solicitudes".

La furia interrogadora del parlamentario no conoce límites. Un día solicita prueba documental de "todos los gastos, convenios e inversiones en todos los museos de Galicia", lo que incluye reparaciones de fontanería o la adquisición de obras de arte, y al otro, como aconteció el 29 de mayo de 2006, presenta 132 preguntas. O "todos los documentos y pagos del IGAEM desde 2005". "Eso supone vaciar San Caetano", ironizan en la Consellería de Cultura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las suspicacias de López-Chaves afectan incluso a las faltas de ortografía: "¿La sustitución en los contratos irregulares relativos a la Cidade da Cultura por parte de la Sra. Conselleira de los numerales ordinales undécimo y duodécimo por los adjetivos onceavo y doceavo, corresponde a una nueva normativa del gallego?", inquirió el pasado 22 de abril en un escrito en el que recrimina a Cultura apartarse "de la normativa gallega y portuguesa en vigor relativa al uso de los números ordinales". El destino de las montañas de papel recabadas por el diputado, sin embargo, resulta difícil de esclarecer. No existe constancia de posterior utilización de los datos por parte de López-Chaves.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS