Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Wimbledon se blinda ante los acosadores

La policía extrema la vigilancia a Sharapova y las hermanas Williams

La policía británica advirtió mediante carta a 11 acosadores potenciales de que deben mantenerse lejos del club de Wimbledon mientras se celebra su torneo de tenis, entre el 23 de junio y el 6 de julio. La WTA, el organismo que rige el tenis femenino, maneja desde hace años un listado con las fotografías de seguidores peligrosos u obsesionados con las estrellas de su deporte. Maria Sharapova y las hermanas Williams son las jugadoras que han sufrido más su atención.

"Hay individuos a los que la policía, el All England Club y las autoridades del tenis conocen bien. Se les ha escrito y se les ha prohibido entrar en el club", explicó el subcomisario Pete Dobson, de la policía del suroeste de Londres, al diario británico The Independent, que también informó de que no hay indicio alguno de amenazas específicas hacia las jugadoras que disputan el torneo este año. El envío de las 11 cartas, por tanto, fue preventivo y, en realidad, consecuencia del caso Monica Seles.

En 1993, Seles, que por entonces tenía 19 años, jugaba en Stuttgart convertida en la tenista de moda tras derrotar a la alemana Steffi Graff, ídolo local, en la final del Abierto de Australia. Seles se enfrentó a Maleeva en cuartos. No acabó el partido. Günter Parche, un seguidor desquiciado de Graff, le clavó un cuchillo en la espalda.

Los registros en el All England Club, donde se celebra el torneo de Wimbledon, son meticulosos. Incluyen a tenistas, personal de la organización, aficionados y periodistas. Todos están obligados a mostrar el contenido de sus bolsas, así como a dejar inspeccionar sus coches.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2008