Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

El hito de las cuotas participativas

La emisión de cuotas participativas por parte de las cajas de ahorros constituiría un hito para el sistema bancario español, pues por vez primera decidirían someter su gestión al escrutinio de mercado. Las cuotas participativas son instrumentos de renta variable que otorgan a su propietario el derecho de participar en los resultados de la entidad, si bien carecen de derechos políticos. Como en cualquier acción, la rentabilidad del inversor provendrá tanto de la remuneración recibida de manera efectiva (dividendos) como de la revalorización del precio de la cuota.

Hasta el momento, la única vía de participación de las cajas en los mercados de renta variable era a través de la colocación de su cartera de participaciones, tal y como hizo Criteria, el holding de La Caixa. La tesis de inversión en cuotas es diferente, pues el inversor participa en los resultados generados por la caja y no exclusivamente en los de sus participadas.

La emisión de cuotas permite obtener liquidez y reforzar los recursos propios básicos de las cajas

La emisión de cuotas permite obtener liquidez y reforzar los recursos propios básicos de la caja, en un entorno en el que el reforzamiento de la solvencia y la obtención de fondos se constituyen como elementos competitivos fundamentales. Estos factores incentivan la salida al mercado, incluso en un escenario de fuerte volatilidad de la renta variable y de penalización de las cotizaciones del sector bancario. La salida al mercado por parte de las cajas supone un reforzamiento de la imagen de marca en el ámbito nacional y un aumento de su visibilidad en los mercados internacionales.

Reconociendo los numerosos elementos positivos vinculados a la emisión, el momento actual de mercado podría generar riesgos en su colocación y evolución inmediata de la cotización. Pero la singularidad de la operación, más que introducir dudas, debería ser entendido como un ejercicio de transparencia y credibilidad, que permite a las entidades competir en igualdad de condiciones con el otro 50% del sistema bancario. La decisión de una caja de estar presente en los mercados de renta variable no debe estar condicionada a situaciones coyunturales de mercado, sino que debe responder a una planificación a largo plazo de la estrategia de la entidad. Esta vocación de largo plazo es la que también debería regir la inversión de los cuotapartícipes, alineando sus intereses con los de la caja. -

Alfonso García Mora y Pablo Mañueco son profesores de la Escuela de Finanzas Aplicadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de junio de 2008