Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Diseño

Juntos, pero no a la vista

Hasta que el mundo sea un lugar enteramente Wi-Fi no nos queda más remedio que lidiar con los dichosos cables. Mientras tanto, mejor si pueden estar todos juntitos y ocultos. El estudio californiano Bluelounge ha ideado varios sistemas para al menos quitárnoslos de la vista. Algunas de sus soluciones son cargadores universales compatibles con hasta 1.500 dispositivos de diferentes marcas, otras bandejas para ocultar todos los cables en la mesa de trabajo. Todos ellos con un diseño muy limpio, con un estilo muy apple. Uno de sus últimos productos es la Cable Box, una caja que en su interior alberga una regleta en la que se pueden conectar todo tipo de aparatos y cargadores. Los cables permanecen ocultos en su interior y salen ordenadamente hacia sus dispositivos por dos orificios laterales. Se puede poner en la mesa de trabajo o debajo de la tele. Además, está hecho de un plástico ignífugo. Cuesta 29,95 dólares (19,34 euros) y se puede comprar en blanco o en negro. www.shop.bluelounge.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008