Barcelona amplía en 11.000 las plazas para aparcar en área verde

Sarriá, Horta-Guinardó y Sant Martí son los barrios con más aparcamientos

Barcelona regulará más plazas de aparcamiento a partir de enero próximo y sobrepasará el límite de la Ronda del Mig, que se fijó hace dos años y medio, cuando se implantó el área verde. A las 30.160 plazas actuales -la mayoría mixtas, pero con preferencia para los residentes- se sumarán 11.326. Las zonas que se amplían son de los distritos de Sants-Montjuïc, Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Gràcia, Horta-Guinardó, Sant Andreu y Sant Martí.

Sarriá es el barrio que incorpora más plazas, 3.748; Horta Guinardó, 2.855; Sant Martí tendrá 1.834 más, y Sant Andreu se estrena con 1.083. En Les Corts, el límite lo marcan el complejo universitario, el Barça y el cementerio de Les Corts.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, manifestó ayer que la gran mayoría de las zonas que se suman a la regulación lo hacen a petición de los residentes. Hereu, que fue el que puso en práctica el sistema cuando era edil de Vía Pública, insistió ayer en los argumentos para defender la regulación de las plazas de aparcamiento: "Se trata de facilitar el aparcamiento de los residentes, por una parte, y evitar el tráfico de agitación, que es el que provocan los coches cuando dan vueltas para estacionar".

La incorporación de las nuevas plazas supone añadir 500 parquímetros más (ahora hay 2.850) y sumar 80 vigilantes a los 300 que vigilan las zona reguladas. También se incrementan las plazas de zona azul (pasan de 703 a 1.432) y las de motos (de 3.394 a 4.910). Las de carga y descarga se mantienen en 1.073.

Mientras que el alcalde defendió que la zona regulada de estacionamiento es un instrumento para controlar la movilidad de la ciudad, la oposición (CiU y el PP) cargó contra la medida. ERC, hoy en la oposición, defendió el método cuando se implantó. El sistema de regulación se aplica en la mayor parte de las grandes ciudades de España y del resto de Europa.

Xavier Trias, presidente del grupo municipal de CiU, afirmó que Hereu mantiene el "afán recaudatorio" e insistió en que el área debería ser completamente gratuita para los vecinos. Trias considera que no deberían existir límites en las zonas, de manera que los residentes pudieran aparcar en cualquier parte de la ciudad.

Algo parecido sostiene el grupo municipal del Partido Popular, que no se cree que sean los propios vecinos y comerciantes los que soliciten al Consistorio la ampliación del perímetro del área verde. El PP añade a su crítica su visión de que no se trata de áreas mixtas, sino de zonas azules encubiertas.

Este argumento no se confirma en la calle, donde la mayor parte de los vehículos estacionados en las plazas de área verde llevan el distintivo que acredita que se trata de residentes y no de conductores que estacionan un rato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de junio de 2008.