Un ensayo dedicado al ilustrado Antonio Ponz gana el Olavide

Daniel Crespo centra su obra en el viaje por España del autor del siglo XVIII

Un estudio sobre el autor ilustrado del siglo XVIII Antonio Ponz ha obtenido en Sevilla el III Premio de Ensayo Pablo de Olavide. Daniel Crespo Delgado ha sido galardonado por la obra Un viaje para la Ilustración. El viage de España (1772-1794) de Antonio Ponz. El jurado, que falló ayer el premio, estuvo integrado por los historiadores Antonio Miguel Bernal, Santos Juliá y José Manuel Sánchez Ron y el sociólogo Manuel Pérez Yruela. La obra de Crespo se centra en el célebre libro de Antonio Ponz (Bechí, Valencia, 1725-1792), que fue muy leído en su tiempo y constituye una de las fuentes fundamentales para conocer la España del último tercio del siglo XVIII.

El jurado valoró el "rigor científico y claridad expositiva" del estudio de Crespo, así como "su contribución al conocimiento de los valores más característicos del Espíritu de la Ilustración, que tuvo en los viajes uno de sus pilares más queridos". El viage de España -así reza su título en la grafía con que se publicó en el siglo XVIII- es, en opinión de Crespo, "uno de los relatos de viaje más importantes de la literatura española y una de las grandes obras de la Ilustración".

"El libro constaba de 18 tomos y tuvo una gran difusión en su época. De alguno de los tomos se publicaron hasta 13 ediciones. El libro muestra la descripción más completa de la España de Carlos III", detalla Crespo. El libro de Ponz fue también muy leído por extranjeros deseosos de conocer el país. El viage de España deja entrever el espíritu de reforma que animaba al autor ilustrado. "Jovellanos, que era amigo y colaborador de Ponz, decía que hay que conocer bien un país antes de trabajar en favor de su reforma y modernización", agrega el autor del estudio.

Economía, arte y cultura

"Ponz adopta un punto de vista crítico e incide en dos aspectos que, a su juicio, requerían una reforma. Son aspectos fundamentalmente económicos y artístico-culturales. A Ponz no le gustaba la situación del campo porque estaba despoblado y poco o mal explotado. Además, los mercados interiores estaban mal comunicados. Ponz notaba también cierta crisis en la creación artística en relación con otras épocas más brillantes, como la segunda mitad del siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII", concluye Crespo, que es doctor en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid e investigador del Centro de Estudios Históricos de Madrid.

El premio es otorgado por la Fundación de Municipios Pablo de Olavide y está dotado con 6.000 euros. El galardón, que fue concedido por unanimidad, le será entregado al autor a finales del mes de noviembre en la Universidad Pablo de Olavide.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50