Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:OLIVIER BLANCHARD | Economista jefe del FMI

"España sufrirá una época de bajo crecimiento"

Dada su fama de optimista, a los empresarios y políticos que acudieron a oír a Olivier Blanchard (Amiens, 1948) al Círculo de Economía les debió de resultar duro escuchar, de entrada: "Lo siento, no traigo buenas noticias para España". El catedrático del Massachusetts Institute of Technology y nuevo economista jefe del Fondo Monetario Internacional afirma que España sufrirá una larga crisis y que el superávit en las cuentas públicas sólo servirá para "aplazar el ajuste". Su nuevo cargo le exige prudencia. La asume a rajatabla. Prefiere no valorar las políticas del Gobierno español. Y cuando expresa una opinión negativa, lo hace sin ambages, pero sí con monosílabos y algo de resignación.

"Insisto: tenemos problemas, pero también las soluciones"

Pregunta. Dice ser optimista con la crisis, pero en el caso de España...

Respuesta. Con España no lo soy.

P. ¿Por qué?

R. España está en una zona con una moneda común y no puede tocar ni los tipos de interés ni los cambiarios. La demanda está bajando, y no tiene instrumentos monetarios para hacerla subir.

P. Pero eso ocurre en todos los países de la eurozona.

R. Sí, es un problema potencial para cualquier país de la zona euro. Si todos los Estados tuvieran el mismo problema, se podría emplear la política monetaria. Pero si sólo lo tiene un país o bien en uno de ellos es mayor que en otros, no se puede utilizar. De qué forma el país se adapte a la crisis dependerá de su habilidad para adecuar su competitividad, el crecimiento de la productividad y el aumento salarial en relación a otros Estados. Puesto que el crecimiento de la productividad es muy bajo en España, esta adaptación será mucho más dura.

P. ¿Habrá una recesión?

R. Seguramente no, pero sí un periodo de bajo crecimiento y de creciente desempleo.

P. Lo compara con Portugal, pero España viene de una época de fuerte crecimiento. ¿Esto no amortiguará el golpe?

R. Por desgracia, España tiene el mismo problema que Portugal en 2001 o Alemania en 1994. Y, como he dicho, es difícil de solucionar.

P. ¿Depende demasiado de la construcción?

R. Sí.

P. ¿Seguirá bajando el precio de la vivienda?

R. Sí.

P. ¿Más aún?

R. Sí.

P. ¿Por qué es optimista con la crisis internacional?

R. Porque tenemos las herramientas para solventar los problemas y sus causas. Ha habido varios shocks. Primero, el de la vivienda en EE UU. Crisis como esta las hay siempre: algunos sectores se expanden demasiado y luego dejan de hacerlo. En este caso, sabemos que debemos usar los tipos de interés. Luego está la crisis financiera, que fue una gran sorpresa. Al principio nadie entendía qué pasaba, pero ahora sabemos de dónde viene el problema. Y las herramientas vuelven a ser los tipos de interés para que el crédito sea más barato. Además, ha habido otra buena solución, que es proveer al sistema de liquidez.

P. ¿Se temió por un fallo del sistema?

R. Sí, pero, después de que Ben Bernanke [presidente de la Reserva Federal] interviniera para salvar Bearn Sterns, el sistema financiero ha vuelto donde estaba. No debemos estar preocupados si hay herramientas adecuadas.

P. Se está produciendo una escalada de las materias primas y el petróleo. ¿Vamos a una recesión como en la década de 1970?

R. Sí. Recordamos esos años en los que tuvimos una fuerte inflación y una recesión. Pero hemos aprendido la lección. La inflación ha complicado la vida a los bancos centrales, y sufriremos aún una cierta subida de los precios y del desempleo, pero nada que ver con los setenta. Entonces no sabíamos qué hacer. Insisto: tenemos problemas, pero también las soluciones.

P. ¿Ha pasado lo peor?

R. Casi seguro que sí.

P. No vamos a una recesión...

R. No lo creo.

P. ¿Cuál es el impacto de esta crisis en economía real?

R. Tendremos una época de bajo crecimiento y mayor inflación. Después de esto, habrá algunos cambios estructurales. Algunas prácticas financieras necesitan nuevas regulaciones.

P. ¿Se acabaron las épocas de crecimiento sin inflación?

R. No, creo que podremos crecer sin inflación. Una de las lecciones es que hemos crecido demasiado, como ha ocurrido en el caso de España. Tenemos que ser más cuidadosos. Los crecimientos cíclicos que no sean sostenibles pueden acabar presionando la inflación al alza.

P. ¿Hasta cuándo subirá?

R. Un tiempo más, pero los bancos centrales ya están actuando subiendo los tipos de interés para paliarlo.

P. ¿Y es correcto?

R. Las políticas que han aplicado han sido muy diferentes porque también lo han sido las circunstancias. Bernanke tuvo que afrontar una gran crisis en los precios de la vivienda y otra en el sistema financiero. Fueron sus prioridades y optó por rebajar los tipos de interés y proveer de liquidez a los mercados. [Jean-Claude] Trichet tuvo que enfrentarse a las mismas circunstancias, pero no de igual modo. En Europa, la crisis financiera no era del calado de la de EE UU, y la inmobiliaria no tenía nada que ver, salvo en España. Trichet ha actuado de acuerdo con el entorno que tenía.

P. Le critican que sus subidas de tipos han ayudado a las exportaciones de EE UU.

R. La actuación de Trichet ha ido bien a EE UU. Pero es sólo consecuencia de que los tipos de interés estén más altos que allí: se tiende a que la moneda [el euro] se aprecie y permite que el otro país, EE UU, mejore sus exportaciones. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2008