Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

'Unza unza' 'chis pom'

Hubo un tiempo en que a Kusturica le escribía las bandas sonoras su paisano Goran Bregovic, uno de los músicos más sobrevalorados del siglo XX. Después de Underground (1996), los antaño amigos acabaron tarifando y el cineasta se aplicó al modelo Juan Palomo. Las fanfarrias corren desde entonces a cargo de su No Smoking Orchestra, lo que genera un beneficioso efecto de retroalimentación: el cine promociona a la banda y viceversa. Todos contentos.

El problema de la NSO es que sólo resulta de verdad ingeniosa poniéndole título a sus piezas. Lo de ¿Era realmente Romeo gilipollas? o El diablo viaja en clase business tiene su coña, sí. Moraleja: lo mejor de los discos de estos chicos está en sus contraportadas.

EMIR KUSTURICA AND THE NO SMOKING ORCHESTRA

Ek (guitarras), Nenand Jankovic (voz), Goran Popovic (tuba y bajo), Petrovic (Saxo), Zoran Milosevic (acordeón), DrazenJankovic (teclados), Zoran Marjanovic (percusiones). Cubierta de Leganés, XIII Festimad. Más de media entrada (5.000 espectadores).

Más información
"El cine, la música, el fútbol y los toros son casi lo mismo"

En cuanto al directo, lo que ellos denominan Unza unza, también podría definirse como chunda chunda o chis pom, sin que el concepto difiriera demasiado. Algo habría ayudado, bien es cierto, que el sonido resultara un poquito menos infame, pero de un cartel que mezcla en el mismo escenario y de forma sucesiva al alcorconero El Chojín, y a estos serbios bullangueros, tampoco cabía prever demasiado esmero en este tipo de menudencias.

Con toda la formación ataviada con trajes blancos -salvo el director de Maradona, en el papel de oveja negra- y el acordeonista fardando de unas gafas de lucecitas rojas, estos No Fumadores se esforzaron en demostrar que son unos tipos jaraneros, sarcásticos y disparatados, como unos Madness balcánicos. Más allá de la fachada, sin embargo, no hay mucho donde rascar. Durante el tema MTV Europa, Emir se despojó de la guitarra para poder hacer el maiquelyason por todo el escenario, lo que da idea del verdadero potencial de la banda. Muy buenas sus pelis, señor Kusturica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS