La revista 'Historia y Vida' celebra sus 40 años en plena reorientación del sector

El cuadragésimo aniversario de una revista histórica en España ya es casi, en sí, un hecho histórico. A pesar de la tendencia a la baja en cuanto a difusión y lectores -en gran parte debido a la feroz competencia de Internet y los canales temáticos de televisión-, algunas revistas se mantienen en pie con dignidad. Por eso no es de extrañar que la cuadragenaria Historia y Vida, que además es la decana de las revistas de divulgación histórica en España, celebrase ayer su aniversario con un acto bajo los arcos de la sala Llevant, en la Biblioteca de Catalunya. Un número especial que repasa los 40 acontecimientos más destacados de la historia universal pone la guinda a la fiesta de un producto que, al igual que los demás del género, agudiza su ingenio para competir con otros soportes más distendidos.

Para combatir el anclaje al pasado y ser competitivos, la directora de la revista mensual, Isabel Margarit, revela que han incorporado "recursos más adaptados al siglo XXI, como cartografías, cronologías o infografías, aunque sin perder las señas de identidad: básicamente, el rigor". A pesar del esfuerzo, la distribución de la revista en los últimos tres años ha descendido. Para mejorar los actuales 60.000 ejemplares difundidos cada mes, la revista ha optado por un nuevo diseño que, según Margarit, ha ayudado a captar a "un público más joven y no tan especializado". El contenido de los textos, con un menor grado de densidad, tampoco ha sido ajeno a este proceso.

Historia y Vida, premiada con un ARI a la mejor revista especializada en 2003, no es el único altavoz del pasado. Junto a ella, en el quiosco hay las revistas Clio, Historia National Geographic, La Aventura de la Historia y la catalana Sàpiens. A pesar de que la difusión, excepto en el caso de Sàpiens, tiende a la baja, todas hacen un esfuerzo por reponerse. El historiador Josep Fontana asegura que este tipo de revistas "realizan una buena función y están bien orientadas", pero lamenta que no exista una publicación "dirigida a un sector más especializado, como lo que era L'Avenç, o algunas revistas de mucha calidad que se editan en Francia".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS