Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Investigación a la presidenta del Constitucional

Un caso por la custodia de una niña

La frase de la abogada María Dolores Martín no dejó lugar a dudas. Tras saber que acababa de perder la custodia de su hija exclamó: "Antes te mato a que te lleves a la niña". Meses después, en marzo de 2007, su ex marido, el informático Miguel Ángel Salgado, de 37 años, murió de tres balazos que le disparó un desconocido en su garaje, en Ciempozuelos, al sur de Madrid.

Los gritos de la nueva compañera del fallecido los oyeron los vecinos: "Al final lo has matado. Sé que has sido tú", en referencia a la abogada. El grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Madrid inició las pesquisas y vio que el fallecido llevaba una vida sin problemas. Los únicos se los había generado su ex esposa, con la que había intercambiado 12 denuncias en tres años.

Los agentes solicitaron el pinchazo del teléfono de la abogada, lo que les permitió descubrir la trama que supuestamente había en la conspiración para matar a Miguel Ángel Salgado. La letrada contactó con un antiguo cliente y conocido, Eloy Sánchez Barba, que declaró a petición propia ante el instituto armado. Argumentó que el fallecido estaba metido en juegos de rol y que había tenido problemas con una compañera de trabajo. Resultó mentira. Los agentes descubrieron que Eloy Sánchez, conocido por dar seguridad a famosos como Ana Obregón y en locales de ocio, estuvo en Ciempozuelos instantes antes del crimen.

Fue en esos pinchazos cuando aparece la conversación con la presidenta del Tribunal Constitucional, a la que Sánchez pedía asesoramiento para recurrir en amparo por la pérdida de la custodia de su hija. Los investigadores detuvieron a finales de mayo a la abogada, a Eloy Sánchez, a otro intermediario y al supuesto autor de los disparos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2008