Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Federiquín y Pedro J.

El alcalde de Madrid, Ruiz-Gallardón, ha presentado querella contra Jiménez Losantos por injurias graves. Y el locutor de la COPE ha basado su defensa acusándole de traidor a su partido, el PP. Citados como testigos para declarar en favor de Losantos, ni Eduardo Zaplana, ni Angel Acebes, ni Esperanza Aguirre, han querido reconocer diferencias entre Gallardón y el PP y, menos aún, traiciones por parte del alcalde de Madrid a su partido. Federiquín les ha llamado "caraduras".

Director del programa La Mañana, desde donde se regocija descalificando a tirios y troyanos, acompañado de un sanedrín de tertulianos que le bailan el agua, Federiquín tiene, también, un amigo y colega, el ínclito Pedro J., director de El Mundo. Este sí que le defiende ante el juez, no como los otros "caraduras". A preguntas de si existían enfrentamientos entre Gallardón y el PP, Pedro J. declaró que sí, que "a lo que diga el PP, Gallardón dirá lo contrario". Y que las declaraciones a la prensa que hace Gallardón son afines al PSOE.

¡Y al GAL! La defensa llevaba preparada esta pregunta: si hubo una felicitación de Gallardón al ministro socialista Barrionuevo cuando las actuaciones del GAL. Pedro J. declaró que sí. Incluso llegó a desvelar una conversación privada con Gallardón al que le preguntó por qué defendía a Barrionuevo. A lo que Gallardón le respondió: "Porque coincidimos en la tertulia de la SER". La verdad es que Gallardón podría haberle contestado: "¿Y tú, Pedro J. por qué has defendido, también, a Barrionuevo cuando lo del GAL?".

Veamos. El 23 de octubre de 1983, Pedro J. publicó un artículo en Diario 16, del que era director, titulado Nuestros geos en Francia, en el que decía lo siguiente: "A Barrionuevo no había que cesarle por estar consintiendo acciones irregulares en el sur de Francia, sino por cosechar tan pocos éxitos, a pesar de la buena voluntad con que ejerce el cargo. ¿Existe alguna fuerza política o social de cierta relevancia dispuesta a reclamar la cabeza de González por esta circunstancia? Desde luego que no".

Anteriormente, el 23 de mazo de 1981, Pedro J. publicaba un editorial en Diario 16 de este tenor: "¿Hasta dónde llegan los derechos humanos de las bestias?... La muerte de ETA es nuestra vida. No hay derechos humanos en juego a la hora de cazar el tigre. Al tigre se le busca, se le acecha, se le acosa y, si hace falta, se le mata. Podrán caer cincuenta etarras en combate y las manos de España quedarán limpias de sangre humana... A los policías que disparen contra ellos se les recibirá como valientes...". ¡Y Pedro J. acusa ahora a Gallardón de felicitar a Barrionuevo en su día por lo del GAL!

Pero la cosa no acaba aquí. El 18 de enero de 1984, Federiquín, que ya era amigo de Pedro J. y colaboraba en Diario 16, se lamentaba en un artículo de que todo el mundo alababa el GAL en privado pero nadie en público. Éstas eran sus palabras: "Ahora mismo estamos asistiendo a uno de esos ejercicios de fariseísmo masivo. Resulta que en privado todo el mundo alaba al GAL, pero en periódicos y tal, lo que se dice ni una carta al director...". Como se ve, los dos alguaciles alguacilados: Pedro J. y Losantos. Acusan a Gallardón de hacer lo mismo que ellos hicieron. ¿Dos "caraduras" como Zaplana, Acebes y Aguirre? A mí, Jiménez Losantos me recuerda a Pérez Madrigal, por su lenguaje desvergonzado. Y Pedro J., a Emilio Romero, director de Pueblo, por su desvergonzado nadar y guardar la ropa. Uno ya es viejo y conoce a sus clásicos. Del periodismo político, digo. ¡País!

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2008