Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

José Joaquín Jiménez, un hombre justo

Presidía la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional

Este lunes fallecía en su domicilio de Madrid José Joaquín Jiménez Sánchez, presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, víctima de una grave enfermedad. Este magistrado, de 53 años, deja viuda, cuatro hijos y un legado de sentencias que rezuman el espíritu de su autor, un aragonés de Daroca enamorado de su profesión.

José Joaquín empezó a amar el Derecho desde su infancia. A través de su padre, don José Ignacio Jiménez, magistrado del Tribunal Supremo y vocal del primer Consejo General del Poder Judicial, José Joaquín aprendió que en el Derecho tendría que dedicarse a fundir "lo legal" y "lo justo", el positivismo y el iusnaturalismo.

Tras unos fugaces destinos en juzgados de Andalucía y Aragón, José Joaquín deparó en las antiguas Magistraturas de Trabajo. Fue el magistrado más joven en acceder al extinto Tribunal Central del Trabajo. Desde entonces, año 1982, dedicó toda su vida profesional a la Jurisdicción Social. Como presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional desde 2004, José Joaquín dirimió conflictos colectivos de las grandes empresas del país. Con solidez, brillantez y contundencia aplicaba la ley, sin pasiones.

Las pasiones las dejaba para algunos momentos de la deliberación, en donde afloraba su carácter aragonés. Sus compañeros recordamos momentos tempestivos de gran intensidad dialéctica y jurídica. Y tras la tempestad, siempre la calma de aplicar lo legal y lo justo. Con sentencias de gran repercusión económica y despachos importantes personados, José Joaquín nos enseñó a tapar la primera página de los asuntos, para no ver el nombre de los abogados personados o sindicatos intervinientes. A aplicar la ley sin olvidar al trabajador. La justicia de los ojos tapados. Recordamos una mañana, la visita de un abogado de reconocido prestigio: "Vengo a felicitarles por la gran sentencia que han notificado. La única crítica es que yo he perdido".

La solidez y contundencia de sus sentencias ahora nos ayudan a tenerle cerca. Intentaremos seguir sus pasos, en estos tiempos en que se clama por tener jueces justos e imparciales. Descanse en paz.

Enrique Félix de No Alonso-Misol es magistrado de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional y Maite Cunchillos es directora de Comunicación de la Audiencia Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de mayo de 2008