Piratas adolescentes para un musical

Alcorcón y Barcelona se unen en una representación simultánea sobre bucaneros

Érase una vez un barco pirata formado por bucaneros que no pasaban de los 16 años y asaltaban naves o se amotinaban en formato musical, cantando entre banderas, catalejos y velas en miniatura. Con este planteamiento se presenta El motín, una cantata para coro infantil compuesta por Josep Vila i Casañas, que el próximo fin de semana se representa de forma simultánea en el teatro Buero Vallejo de Alcorcón y L'Auditori de Barcelona, en castellano dramatizado y concierto catalán respectivamente.

La versión madrileña cuenta con 350 jóvenes de 6 a 16 años

La versión madrileña cuenta con orquesta, dos mezzosopranos profesionales (Patricia Badían y Ana Cristina Marcos) y 350 jóvenes intérpretes de 6 a 16 años del Programa Infantil de Música Escénica de la Universidad Carlos III. "No existía hasta ahora un programa multidisciplinar que uniera, no sólo voz, sino también teatro y coreografías. Queremos acercar la música contemporánea a los más jóvenes y enseñar que el resultado se obtiene de un proceso de formación y no de la locura de programas de televisión en busca de gente que canta o baila", explica el director artístico David R. Peralto durante un ensayo en el Buero Vallejo.

Por lo visto, cantar es bonito, sí, pero con disciplina casi militar. Cuando alguna vez han interpretado en el Teatro Real, después pasan por un ritual que consiste en sumergir la cabeza en un cubo de agua con hielo y pronunciar: "Yo, Fulanito de Tal, he cantado en el Teatro Real y he hablado con los medios, pero esto me sirve para mantener la cabeza fría porque se trata de un ejercicio más". Ni egos ni sobresaltos. "Cada municipio tiene un coro y cada coro una asociación de madres y padres que colaboramos en construir la escenografía, los disfraces o el maquillaje", cuenta María del Mar, madre de las dos piratas Ainhoa y Belén, de 11 y 16 años, respectivamente, que pasan por las manos de las maquilladoras aficionadas.

Las chicas pueden participar en el coro hasta los 16 años y los chicos hasta que les cambie la voz. Por eso Jesús, un atípico pirata de ojos azules, no podrá seguir el año que viene: "No puedo como infantil, pero no pasa nada, el programa tiene también coro de adultos donde seguramente entraré, porque merece la pena", explica. También los gemelos Víctor y David, de 13 años, se lo plantean como algo a largo plazo. "Lo más aburrido es hacer calentamiento de voz o solfeo, pero también nos enseñan coreografías y nos dan recreos en los que nos reímos mucho", aseguran. Algunos entraron por sus hermanos mayores lo hacían y otros porque sus amigos les contaron las risas en los talleres musicales.

Pero la vocación formativa del programa no termina con la última función. Los cinco coros municipales y el sexto formado por una selección de cada uno de ellos tienen acuerdos con el Conservatorio para derivar a los jóvenes interesados en comenzar una carrera musical a golpe de ensayos, concentración y cubos de agua con hielo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Motín. Teatro Buero Vallejo: 24 de mayo a las 19.00 y 21.00. 25 de mayo a las 12.00. Precio: 3 euros. Teatro Francisco Rabal de Pinto: 31 de mayo, a las 19.00 y 21.00. 1 de junio a las 12.30. Precio: de 2 a 4 euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS