Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una muñeca con sorpresa

La bebé abandonada estaba junto a una juguetería

La dejaron en la puerta de una juguetería. Quienes abandonaron allí en la madrugada del martes al miércoles a la bebé de apenas dos semanas de vida no deseaban hacerle daño. "Estaba limpia, bien vestida y alimentada", comentaba ayer Ramón de Elías, jefe de guardia de la unidad del Samur que atendió a la pequeña, en la plaza de Luca de Tena, en el distrito de Arganzuela.

Por allí pasó un joven del que se desconoce la identidad, que descubrió a la bebé en la puerta de la juguetería Interduca. Junto a un taxista y un amigo empezaron a dar gritos y alertaron a una patrulla de la policía, que a su vez avisó a los servicios médicos de urgencia. "Introdujimos a la niña en el vehículo para hacerle un primer reconocimiento. Cuando salimos, los chavales ya se habían marchado", contaba Elías. "El chico no era familia de la niña abandonada, que tiene rasgos latinoamericanos", aseguraba el responsable de los servicios de Urgencia, que trasladó a la recién nacida al Hospital del Niño Jesús.

En unos días, la niña, que ahora tutela la Consejería de Familia, pasará a ser atendida por una de las familias que integran la bolsa de acogimiento preadoptivo. La policía investiga la identidad de los padres biológicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de mayo de 2008