Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encierro en una Iglesia contra la tala de árboles en Collserola

Una treintena de personas pasaron la noche del viernes en la basílica del Tibidabo de Barcelona para protestar por la tala de, casualmente, también una treintena de árboles que dejarán espacio a una nueva montaña rusa. Se trata del último encinar centenario de Barcelona, según los veicnos. El párroco de la iglesia respaldó la protesta de los vecinos, miembros de la Asamblea Collserola contra la Prepotencia Municipal, que no abandonaron su encierro hasta ayer al mediodía.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, aseguró que se replantarán 190 árboles en sustitución de los 30 que se talarán en el Tibidabo para construir la montaña rusa en cuestión. Hereu argumentó que el Tibidabo "tiene que desarrollarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008