Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DÍA A DÍA | agenda

El artista reflexivo

La obra de Adriá Pina (L'Alcúdia, 1959) recorre tres décadas del arte español. Desde sus inicios, en el taller de Manuel Boix, en los que bebió de las corrientes realistas para dotar a sus obras de un estilo personal, hasta sus últimos trabajos, en los que acentúa su preocupación por las diferentes posibilidades que le ofrecen las artes, Pina ha trabajado, sobre la base de la reflexión, para convertirse en uno de los pintores más importantes del panorama español en los últimos 30 años. La sala de exposiciones de las Atarazanas de Valencia exhibe, desde ayer, una retrospectiva de la obra de Pina que abarca desde 1975 hasta 2007, 32 años de trayectoria artística y personal, en la que se puede apreciar, a través de 221 piezas realizadas con diversos materiales, su evolución hacia una visión sobre la soledad y el vacío en el mundo actual o su perspectiva de ciudades como Roma o Barcelona, con la cual el artista se vale de la geometría para hacer de sus espacios lugares identificables. Pero, por encima de todo, la más completa retrospectiva de la obra de Adrià Pina, que lleva el nombre de Una consciència arquetípica, permite descubrir al espectador la dimensión poética en la obra de un artista movido por el entusiasmo intuitivo y el impulso reflexivo sobre la creación artística.

UNA CONSCIÈNCIA ARQUETÍPICA.

Exposición retrospectiva de Adrià Pina. Reales Atarazanas. Plaza Juan Antonio Benlliure, s/n. Valencia. Horario: 10.00 a 14.00 y 16.30 a 20.30 (ma-sá) y 10.00 a 15.00 (do)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2008