Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardiola será el entrenador del Barcelona

La comisión delegada se decide por el técnico del filial, que deberá ser ratificado por la junta directiva en su reunión del jueves

Pep Guardiola será el entrenador del Barcelona la próxima temporada salvo que la junta directiva no ratifique en su reunión del próximo jueves el principio de acuerdo adoptado ayer por la comisión delegada del club, el núcleo fuerte del consejo azulgrana. El secretario técnico, Txiki Begiristain, y el vicepresidente deportivo, Marc Ingla, informaron a los vicepresidentes y al propio presidente, Joan Laporta, de la necesidad de "revisar el proyecto", extremo que significa apostar por la misma filosofía de juego con un nuevo técnico y una remodelación de la plantilla. Guardiola es el que mejor respondería al perfil exigido, por delante de Michael Laudrup, el del Getafe. La decisión, en cualquier caso, aún no es firme ni oficial y difícilmente se anunciará antes de que acabe la Liga el día 18 en Murcia.

Begiristain apuesta por el ex medio porque respeta el estilo de juego del club

El consejo directivo coincidió en la necesidad de cambiar de entrenador. Aunque le queda un año de contrato, la continuidad de Frank Rijkaard quedó prácticamente descartada en una reunión que la directiva celebró el 31 de marzo, en vísperas del partido de la Liga de Campeones que el Barça jugó contra el Schalke.

Laporta, que aspiraba a acabar su mandato con Rijkaard en el banquillo, cedió finalmente a la opinión de la mayoría de los directivos, que se pronunciaba por el cambio. En este sentido, las opiniones eran opuestas: un grupo minoritario e influyente apostaba por José Mourinho, por su imagen de marca y su capacidad contrastada para cambiar dinámicas, y otros por Guardiola o Laudrup. El portugués fue descartado con el tiempo por entenderse que su metodología no se ajusta a la filosofía del club y Guardiola ha acabado por superar al danés por su excelente trabajo en el filial azulgrana, que lidera el Grupo V de la Tercera División.

La idea de Begiristain y del consejo es apostar por un técnico joven, ambicioso y respetuoso con el estilo de juego del Barça. Aun cuando le falta experiencia profesional, la comisión delegada considera que Guardiola reúne las condiciones y ha acabado por convencer al sector más escéptico de la junta por su capacidad de trabajo y conocimiento de un club en el que ingresó a los 13 años. El catalán aceptará la propuesta con una serie de condiciones asumibles por la directiva y que pasan, sobre todo, por reforzar la cultura del trabajo de la plantilla y optimizar el funcionamiento de los estamentos que influyen en la puesta a punto del jugador, como son la preparación física y los servicios médicos.

Guardiola figuraba curiosamente como secretario técnico de la candidatura de Lluís Bassat en las elecciones de 2003, ganadas por Laporta. El mandato del presidente acaba en 2010, circunstancia que repercute en la importancia de la elección del entrenador.

La comisión delegada aceptó la propuesta de Begiristain después de que algunos directivos discutieran otras alternativas a Guardiola, cuya actividad al frente del filial ha sido observada por algunos de ellos, así como por Johan Cruyff, asesor del presidente.

El director deportivo ha iniciado paralelamente negociaciones para el fichaje de varios jugadores. El Barça aspira a contratar inicialmente un lateral y un central; dos centrocampistas, uno de contención y otro preferentemente zurdo, y uno o dos delanteros, adquisiciones que estarán en función de las bajas. El traspaso de Ronaldinho se da por seguro y no se cuenta con los jugadores que acaban contrato. Ezquerro, Edmilson, Thuram, Pinto y Gudjohnsen difícilmente seguirán, como tampoco Zambrotta y Deco. Otros, como Henry y Márquez e incluso Eto'o, también podrían abandonar el club si las ofertas por ellos fuesen interesantes.

Pep Guardiola y Frank Rijkaard, cara a cara en lalistaWIP

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de mayo de 2008