Crónica:Gran Premio de ChinaCrónica
i

El mito ha vuelto

Rossi rompe su peor racha en MotoGP al ganar en Shanghai por delante de Pedrosa

El mundo motero está de fiesta y celebra la vuelta de Valentino Rossi, el mito, el icono mundial del motociclismo y el mejor piloto de todos los tiempos, que ayer dio un latigazo de genio en el circuito de Shanghai al adjudicarse su primera victoria de la temporada en una carrera muy bien trabajada y mejor rematada. El triunfo, además, le sirve al italiano para romper su peor racha (siete pruebas sin ganar) desde que compite en MotoGP (2000) y, de paso, para asomar la cabeza en la pelotera por el Mundial más competido de los últimos años: las cuatro primeras citas las han ganado pilotos distintos. Además, con la victoria de ayer (la número 89 desde que compite) está a punto de igualar a Ángel Nieto (90) en la clasificación de los pilotos con más victorias de siempre. Por delante de ellos sigue el también italiano Giacomo Agostini (122).

Lorenzo, que corrió infiltrado por su fractura de tobillo, terminó cuarto
No hay marca que haya prosperado tanto como Yamaha en los últimos meses
El italiano, con 89 victorias, ya está a una de Nieto, aunque lejos de Agostini (122)
Cuatro pilotos distintos han ganado las cuatro primeras carreras del Mundial
Así está la clasificación de MotoGP

Más información

Hacía mucho tiempo que Rossi no lanzaba tantos piropos a su moto como en este fin de semana. Al terminar cada sesión de ensayos, las cámaras de televisión le cazaron una y otra vez acariciando el depósito de combustible. Y, cuando alguien que ha conseguido siete títulos mundiales está satisfecho con el material del que dispone, sus rivales las pasan canutas.

Sufrió Dani Pedrosa, que viajó con él todo el tiempo y sólo se aflojó al final, cuando tuvo claro que adelantarle era imposible. "El motor tenía algún problema: el propulsor giraba al límite de revoluciones durante demasiado tiempo", explicó el de Honda. Y sufrió el australiano Casey Stoner, que pensaba que esta carrera iba a devolverle a lo más alto del podio y terminó tercero, a 16 segundos. El campeón del mundo eligió un compuesto de neumáticos demasiado blando y su error se reflejó en el cronómetro: empleó 11 segundos más que la temporada pasada en completar la carrera. Entonces se llevó una victoria absoluta, fundada en la tremenda velocidad punta que tenía su Ducati. Pero en un año el panorama ha dado un vuelco porque Yamaha y Honda se han puesto las pilas hasta el extremo de que sus empleados más famosos ya disponen de un material tan bueno o incluso mejor que el de Stoner. El desarrollo y la evolución tecnológica de las máquinas de MotoGP es un proceso que adquiere una importancia decisiva a estos niveles de competitividad y en los últimos meses no hay marca que haya prosperado tanto como Yamaha. "Desde que me subí a la moto el viernes, me sentí muy cómodo y confiado. Sabíamos que íbamos a necesitar un poco de tiempo para adaptar la moto a los nuevos neumáticos Bridgestone", comentó Rossi.

Si el prototipo de Rossi y Jorge Lorenzo, que terminó cuarto con los dos tobillos infiltrados, es el más equilibrado de la parrilla es gracias a Il Dottore, que se pasó todo el año pasado escupiendo sapos y pidiendo a los ingenieros más velocidad punta. A estas alturas de la película, el motor de válvulas neumáticas que incorpora la M1 es rápido y fiable. Y la velocidad es un parámetro indispensable en la pista de Shanghai. Si las prestaciones del propulsor se aliñan con el comportamiento sobresaliente que exhibieron los neumáticos Bridgestone y Rossi pone sus manos para dar brillo al asunto, los demás lo tienen peludo. De hecho, el único que pudo incordiarle en China fue Pedrosa (a media carrera ambos rodaban ya ocho segundos por delante de Stoner), que se mantuvo siempre a rueda por más que nunca se lanzó a por él. Puede que el español lo deje para más adelante; para cuando Honda, por fin, le entregue el nuevo motor, de válvulas neumáticas, como el que equipa la Yamaha. Con el actual está obligado a recuperar en los tramos retorcidos el tiempo que pierde en los rectos. Mientras el motociclista de Tavullia salía zumbando cada vez que enfilaba una recta, él se protegía detrás y esperaba que el rebufo le llevara para adelante. La diferencia entre una y otra moto llegó a ser de 10 km/h, demasiado si uno compite en MotoGP y tiene delante a Rossi. Para contrarrestar el déficit, Pedrosa levantaba la moto a toda pastilla al salir de los virajes, con su cuerpo aún descolgado, y así abría cuanto antes el acelerador. Ni por ésas.

Se vació Pedrosa, que acumula seis carreras consecutivas sin bajarse del podio, y también Rossi, que ayer confirmó algo que la mayoría de moteros llevaba demasiado tiempo esperando: el mito ha vuelto.

Rossi, seguido de Pedrosa, encabeza el ranking de Motos en lalistaWIP

Valentino Rossi celebra la victoria.
Valentino Rossi celebra la victoria.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50