_
_
_
_
Reportaje:

La sonrisa de la pequeña princesa de Kangasala

El padre de la niña muerta en Torremolinos recuerda a su hija

La pequeña Katja Liikka tenía seis años y una sonrisa angelical. Así la recuerda su padre, Mika Liikka, en la ciudad finlandesa de Kangasala. Sonriendo ilusionada, con la maleta preparada, entusiasmada. Su abuela se había jubilado y sus compañeras de trabajo le habían regalado un viaje a la Costa del Sol. Trazaron entonces un plan, pasar unas vacaciones las tres generaciones de mujeres de la familia: la abuela, su hija y dos nietas. Para la pequeña Katja fue un viaje sólo de ida. Una semana después falleció en el accidente de autobús que dejó otros ocho fallecidos y 19 heridos graves en Torremolinos (Málaga), cuando iban de camino al aeropuerto para volver a casa.

El sábado por la tarde, el padre de la niña, un pequeño empresario, volvió pronto a su casa, a 150 kilómetros de Helsinki. Esperaba ansioso la llegada de la familia. Cuando pensaba que ya estarían volando a Finlandia, sonó el teléfono. Eran las nueve y media de la noche. Vio con sorpresa que era su sobrina de 21 años, una de las cuatro integrantes de la expedición.

Más información
Libertad provisional para el causante del accidente de Torremolinos

Al otro lado del auricular la voz quebrada de la joven sólo le dio un avance de la tragedia. Desde el hospital de Málaga, junto a la abuela y la madre de Katja, le contó que tras el accidente ella misma tomó en sus brazos a la niña y se la entregó, aún consciente, a la primera ambulancia que encontró entre el caos. Comenzaron horas interminables. ¿En qué hospital estaba su hija? ¿Cuál era su gravedad? No tuvo información oficial hasta el domingo por la noche. Entonces, sonó el timbre de su casa. Dos policías le daban la peor noticia. La pequeña Katja había muerto.

"Queremos recordarla"

La familia ha hecho pública una foto reciente de la niña del álbum familiar. Viste un pijama marrón; su pelo castaño aún está húmedo tras una sauna. "Es así como queremos recordarla, con esa sonrisa angelical. Katja era nuestra princesa y no sé cómo nos sobrepondremos a esta tragedia", se lamenta el padre, que asegura que no se le ha pasado por la mente buscar culpables.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El conductor del todoterreno que causó el accidente en el que murió Katja circulaba a una velocidad "excesiva e inadecuada", según consta en el parte preliminar realizado por la Guardia Civil, en el que se constata además que el hombre, vecino de Málaga, presentaba una tasa de alcohol que duplicaba el tope permitido. Jesús G. R., de 27 años, permanecía ayer detenido bajo custodia policial en el hospital Clínico de Málaga, donde será intervenido hoy de una fractura de vértebra.

El fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, estima que no estará en condiciones de prestar declaración, al menos, hasta dentro de una semana. El teniente fiscal de Málaga, Antonio Morales, señaló que, en principio, el ministerio público pedirá prisión preventiva, porque "la conducta es muy grave y la respuesta tiene que ser acorde". Entre las 13 personas que aún permanecían ayer hospitalizadas, los médicos temían por la vida de una mujer de 50 años que estaba en coma.

Imagen familiar reciente de Katja Liikka.
Imagen familiar reciente de Katja Liikka.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_