Guerra abierta entre el PP madrileño y el andaluz

La batalla por el poder en el PP ha dado paso ya a una guerra entre comunidades. Dos miembros del equipo del andaluz Javier Arenas y la madrileña Esperanza Aguirre se enzarzaron ayer en una batalla dialéctica sin muchos miramientos.

La polémica arrancó en Andalucía. El número dos de Arenas, el secretario general, Antonio Sanz, dijo que Aguirre "debería aclarar cuanto antes su posición" respecto a si optará a dirigir el partido, de modo que la formación pueda centrarse en las "preocupaciones reales de los ciudadanos, que es lo que piensa la militancia". Andalucía, cuyo aparato apoya a Rajoy, es la delegación más numerosa, con 436 compromisarios.

"30 años perdiendo"

Más información

Le respondió con dureza el consejero de Sanidad y responsable de comunicación del PP madrileño, Juan José Güemes. "Que no le detenga nada y que no espere a saber lo que hace Esperanza Aguirre ni cualquier otro. Que empiecen a trabajar ya que llevan treinta años cómodamente instalados en la oposición perdiendo elecciones una y otra vez", dijo Güemes a Europa Press. El consejero fue más lejos aún y acusó al PP andaluz de estar dispuesto "a exportar esa filosofía de vida también a la dirección nacional del partido".

El PP andaluz está satisfecho porque ha logrado dos nuevos diputados en las elecciones generales. Sus compañeros madrileños recuerdan que, en las elecciones autonómicas, mientras ellos han logrado dos mayorías absolutas consecutivas, los andaluces no han conseguido ni siquiera que, después de 30 años, el PSOE andaluz pierda su cómoda mayoría absoluta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50