Cartas al director
i

La música verdadera

EL PAÍS, 10 de abril. Sección Cultura, página 48. Foto de Charles Manson con la cruz gamada pintada (¿quizá tatuada?) en el entrecejo bajo el subtítulo El asesino de Sharon Tate cuelga en Internet su segundo disco. Una página entera. Cinco días antes, el grupo mallorquín Antònia Font, reciente premio de la música al mejor álbum pop contra todo pronóstico, se había presentado en concierto por primera vez en Madrid acompañado por una orquesta sinfónica. Ni una miserable línea en la edición nacional de EL PAÍS, algo que resulta chocante si tenemos en cuenta que el 30 de marzo había hecho lo mismo en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona con excelentes y unánimes críticas, entre ellas una de casi media página y publicada en EL PAÍS, edición catalana. Es decir, excepto en Cataluña, ningún lector de este periódico ha sabido de la realidad de uno de los grupos más inspirados que hoy hacen música en España.

Y seguiremos leyendo el enésimo artículo sobre la crisis de la música, las maldades de las discográficas, las bondades de Internet, peculiaridades varias o, lo que es peor, la mierda musical de un fascista asesino en serie, en lugar de conocer a tantos artistas españoles que merecen la pena, que se ven relegados al ostracismo informativo y de los que Antònia Font es sólo un ejemplo.

Ante criterios periodísticos tan singulares, cabe preguntarse con cierta indignación: ¿Qué está pasando? ¿Hay alguien ahí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50