La Universidad de Barcelona proyecta crecer en el polígono de la Zona Franca

50 hectáreas que ocupaba Seat imitarán la reconversión del 22@

La Universidad de Barcelona (UB) está elaborando una propuesta para crecer en el polígono industrial de la Zona Franca. La idea germinal se plasmó en un convenio suscrito entre la UB y el Consorcio de la Zona Franca y se concretará próximamente con la presentación de un plan director.

La UB quiere hacerse mayor en parte de las 50 hectáreas que ha dejado de ocupar Seat, que sigue conservando otras 30 para naves de almacenes. La inmensa pastilla de 500.000 metros cuadrados formaba parte del territorio que Seat tenía en concesión hasta 2050. El consorcio los ha recuperado tras el pago de 140 millones de euros a la empresa automovilística. Ahora se plantea el futuro.

El proyecto supone crear un eje de investigación en torno a la salud

Este futuro parte de varias premisas. Una, el polígono está llamado a la reconversión casi forzosa porque la actividad industrial se está desplazando de los núcleos urbanos. Dos, el territorio del polígono -el conjunto es de 600 hectáreas- está literalmente enganchado a las ciudades de Barcelona -con un nuevo barrio como la Marina de la Zona Franca con 10.000 viviendas en perspectiva en los próximos años- y a L'Hospitalet con una potente transformación en marcha y la Fira 2, a caballo de las dos ciudades. Y, tres, la necesidad de fijar el objetivo en sectores de actividad económica ligada a la tecnología y al conocimiento. Ese diagnóstico es compartido tanto por el Ayuntamiento de Barcelona como por el propio consorcio.

Ese tránsito hacia la Zona Franca del futuro se hace, en parte, mirando o siguiendo la pauta del 22@, otrora zona industrial de Barcelona. Para ello, las administraciones están buscando, de nuevo, la alianza con las universidades y las empresas. Si en el 22@ esa alianza se trabó de forma especial con la Pompeu Fabra, que este curso se instalará en Ca l'Aranyó, en los terrenos de la antigua Seat de la Zona Franca es la Universidad de Barcelona la que puede ser uno de los motores de la transformación. Fuentes de la UB explicaron que se está trabajando en dos líneas diferentes. Una de ellas es ampliar y desarrollar el Biopol y el parque científico del campus de Pedralbes, formado por las facultades de Farmacia, Biología, Física y Química. El Biopol lo conforman actualmente la facultad de Medicina de Bellvitge, el hospital Duran i Reinals y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), a los que habría que añadir la escuela de Enfermería, también en el hospital de Bellvitge. "Son centros que trabajan con empresas y grupos de investigación que necesitan de más espacio. El terreno de la Seat está, además, a un paso de las actuales instalaciones -las separa la Gran Via- por lo que esa expansión sería natural", explicaron fuentes de la UB.

Las mismas fuentes precisaron que la otra línea en la que se trabaja es en la creación de un parque tecnológico de las artes creativas creando espacios para televisiones, teatro y cine. En este capítulo el Consorcio de la Zona Franca busca la alianza con Mediapro. La UB no quiere, de momento, hablar con más concreción respecto a calendarios, espacios e inversiones para afrontar esos proyectos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La tercera línea de reconversión está relacionada con Mercabarna y con los planes de impulsar un parque científico y tecnológico agroalimentario que facilite la instalación de empresas innovadoras del sector.

A esos tres vectores, responsables del área económica del Consistorio barcelonés, añaden un cuarto: el desarrollo de tecnología aeronáutica y espacios físicos para esa industria, un sector al que la capital catalana siempre ha ambicionado pero que, por ahora, se muestra esquivo en favor de Madrid.

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS