_
_
_
_

Sanidad pagará 160.000 euros por la mala atención a una mujer que murió

La paciente no fue ingresada en ninguno de los dos hospitales a los que acudió

Isabel L. murió el 10 de diciembre de 2003 por un derrame pleural (una acumulación anormal de líquido en el espacio pleural). Llevaba tres semanas moviéndose de centro médico en centro médico con una radiografía que mostraba claramente su dolencia. Sólo le dieron citas para más adelante y un fármaco, Seguril, cada ocho horas. Cuatro años y medio después, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) da la razón a sus hijos. El Servicio de Salud Madrileño ha sido condenado a pagar una indemnización de 160.000 euros por "mala praxis" médica, según anunció la Asociación Defensor del Paciente.

La trágica historia de Isabel comenzó el 3 de diciembre de 2003. Ese día, preocupada, acudió a la consulta de su médico de cabecera en el Centro de Salud Jaime Vera de Coslada. Tenía dificultades respiratorias, inflamación de las piernas y el pecho derecho hinchado. El facultativo ordenó la realización de una radiografía de tórax, un electrocardiograma y una analítica. La radiografía de tórax reveló la existencia de un "marcado derrame pleural bilateral". Además, el electrocardiograma mostraba la existencia de alteraciones eléctricas que pasaron inadvertidas. El médico de cabecera decidió no consultar a un especialista.

El médico de cabecera decidió no consultar con un especialista
La sentencia señala que en cinco días nadie acertó con el diagnóstico
Más información
El nuevo centro de Valdemoro manda a los enfermos mentales a la privada

Dos días después, la afectada fue al servicio de radiodiagnóstico del hospital Santa Cristina con la placa de tórax y el electro, y allí le explicaron que su malestar era consecuencia del líquido de los pulmones, que se veía en la radiografía de tórax, y del fallo cardiaco que revelaba el electro. La familia denunciante aseguró que, tras esto, dieron el alta a la paciente "sin recomendar la aspiración inmediata del líquido pleural y sin recomendar su ingreso hospitalario".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Isabel siguió peregrinando con la placa y el electro, esta vez al hospital de la Princesa, donde, tras asistirla, diagnosticaron hipoglucemia secundaria a antidiabéticos orales, sin mencionar el derrame pleural diagnosticado. Enseguida dieron de alta a la enferma, sin que se le hiciera nada por resolver su problema.

A los dos días, la paciente falleció en su domicilio a causa de un derrame pleural después de sufrir una parada cardiorrespiratoria, según reveló el informe de la autopsia.

La sentencia del TSJM basa el fallo, principalmente, en el hecho de que "la causa de la muerte ha sido un derrame pleural bilateral y la única conducta terapéutica indicada por su médico de atención primaria fue [el medicamento] Seguril". Y prosigue la sentencia que ni en la consulta de ginecología del hospital Santa Cristina ni en el servicio de Urgencias del hospital de la Princesa "le fue indicada ninguna acción diagnóstica ni terapéutica encaminada a solucionar el problema".

El Tribunal Superior de Justicia recuerda que ninguno de los servicios sanitarios por los que pasó la paciente en cinco días acertó con el diagnóstico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_