Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sufre el mayor retraso en proyectos de transporte

Un informe del Parlamento Europeo critica la demora

España es el país que registra el mayor retraso en la ejecución de los grandes proyectos europeos de transportes, según un estudio encargado por el Parlamento Europeo y que hoy presentará el diputado liberal Paolo Costa, presidente de la Comisión de Transportes y Turismo de la Eurocámara. El corredor ferroviario de mercancías Sines (Portugal)-Madrid-París y el ferrocarril de alta velocidad entre Francia y España son los que sufren más retrasos. Ambos, que debían finalizar sus obras en 2010, sufrirán un retraso de 10 años.

El estudio destaca los problemas derivados para la competencia y el medioambiente por los retrasos generalizados en todos los países para la ejecución de los 30 mayores proyectos europeos. Se trata de nuevas redes ferroviarias de alta velocidad y mercancías, autopistas, puertos y aeropuertos.

En 2004, la inversión prevista de estos proyectos era de 339.605 millones de euros. Sin embargo, el estudio -elaborado por PricewaterhouseCoopers Advisory para el Parlamento Europeo- estima que a finales de 2007, los retrasos en las obras elevaron el coste de la inversión a 378.873 millones. Hasta finales de 2006 sólo se habían invertido 125.000 millones y quedaban pendientes 253.800 millones. Casi toda la inversión debe ser efectuada por los Estados, mientras que la contribución de la UE es de unos 7.500 millones.

La mayoría de las obras empezaron en los años noventa y posteriores y tienen un plazo de finalización entre 2010 y 2020. Los países con los proyectos más ambiciosos y por tanto inversiones pendientes más cuantiosas son Italia (62.718 millones), España (61.960) y Francia (41.354). Sin embargo, los dos proyectos con mayor participación española, la red de ferrocarriles de mercancías entre Portugal, España y Francia y el tren de alta velocidad de la Península Ibérica son los que sufren mayores retrasos, del 67% y 53%, respectivamente. La media de retraso europeo es del 21%.

En la red de trenes de alta velocidad que debería integrar España y Portugal, con un coste de 36.871 millones de euros, sólo se ha invertido 5.232 millones. Quedan pendientes 31.639 millones. El estudio señala que "la implementación de los ejes ha sido notablemente retrasada por razones administrativas y falta de financiación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de abril de 2008