Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla pide al Gobierno una lista de alternativas al trasvase del Segre

De la Vega plantea que se aprovechen los pozos y las aguas subterráneas

La Generalitat desconoce, a día de hoy, las alternativas en las que trabaja el Gobierno central para garantizar el suministro de agua potable a Barcelona y su área metropolitana más allá de su oposición al trasvase de agua del Segre, en la cuenca del Ebro. La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, informó ayer tras el Consejo de Ministros de que el Gobierno estudia, codo con codo con la Generalitat, "las alternativas posibles que permitan garantizar el agua por distintas vías", y apuntó al uso de pozos, aguas subterráneas y transporte en barcos.

El Ejecutivo catalán, en cambio, asegura que ignora estas intenciones. Y quizá cansado de esperar, ayer mismo el presidente catalán, José Montilla, remitió una carta a la ministra de Medio Ambiente en funciones, Cristina Narbona, instándole a que "de forma inmediata" le aporte una lista de las soluciones para paliar la "extrema sequía". En la misiva, Montilla lamenta que "en ningún momento el Gobierno central se ha dirigido al catalán para poner formalmente sobre la mesa estas alternativas" y le exhorta a trabajar "conjuntamente, con coordinación y lealtad institucional".

Fernández de la Vega pareció adelantarse a las demandas catalanas porque en la misma conferencia de prensa precisó que una vez que el Gobierno haya ultimado todos los informes técnicos, comunicará las soluciones a la Generalitat y mantendrá "todas las reuniones necesarias". Pero no antes, porque el Ejecutivo mantiene sus ritmos y plazos.

La vicepresidenta en funciones se negó a adelantar las medidas "rápidas, eficaces y viables desde un punto de vista económico, social y ambiental" que estudia el ministerio, y el trasvase del Segre, agregó, no cumple estos requisitos. Escasa precisión para asegurar, a renglón seguido, "que los barceloneses tendrán garantizado el suministro de agua para beber".

El rifirrafe entre ambos ejecutivos no es el primero en toda esta crisis del agua, pero sí el único que ha provocado una inmediata y calculada reacción por parte del presidente de la Generalitat, más allá de las simples declaraciones. Sin embargo, la respuesta de Montilla fue interpretada por la oposición parlamentaria como otra muestra del "desbarajuste" con el que ambas administraciones manejan este asunto.

El PP, por ejemplo, solicitará la celebración de un pleno extraordinario en el Parlament sobre la sequía y reclamó sin titubeos a Montilla que destituya de manera fulminante a su consejero de Medio Ambiente, el ecosocialista Francesc Baltasar.

Convergència i Unió (CiU) hizo lo propio y Oriol Pujol, portavoz en la Cámara, manifestó que el consejero ha demostrado que "está incapacitado para continuar en el cargo". "Lejos de rectificar se empecina en sus errores y es incapaz de admitir que caminen en la dirección equivocada", añadió. Y hasta Joan Ridao, de Esquerra Republicana de Catalunya, partido integrado en el Ejecutivo tripartito, mostró claramente su oposición a trasvasar agua del río Segre a Barcelona. CiU, incluso, ha presentado una moción en contra en el Ayuntamiento de Barcelona.

También el líder del PP, Mariano Rajoy, calificó de "sainete" y de "espectáculo inenarrable" la actuación de las administraciones en este asunto. El democristiano Josep Antoni Duran (CiU) adelantó que la próxima semana reclamará al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el Ejecutivo socialista impulse el trasvase de agua del Ródano.

Biosca y Sanaüja se abastecen con cubas

El Consejo Comarcal de la Segarra lleva agua desde hace una semana a los depósitos municipales de Biosca y Sanaüja con camiones cisterna porque los acuíferos que abastecen a estas poblaciones se han agotado a causa de la sequía. Si no llueve, esta medida de emergencia se extenderá la próxima semana a localidades como Torà e Ivorra.

La falta de agua de boca es un problema que afecta en épocas de sequía a los citados cuatro municipios del valle del Llobregós, los únicos que todavía no están conectados a las redes comarcales de suministro del Sió y Cercavins. Las cuatro poblaciones no estarán conectadas hasta que se construya la nueva captación en el canal Segarra-Garrigues.

Los hoteles se quejan de la "pasividad" del Gobierno

El Gremio de Hoteleros de Barcelona recriminó ayer a las administraciones su "pasividad" por no prever soluciones ni a medio ni largo plazo a la pertinaz sequía que sufre Cataluña. "No podemos estar mirando el cielo este año y el que viene", se quejó el director de expansión de la asociación hotelera, Manel Casals en declaraciones a Catalunya Ràdio.

El sector turístico no sólo se queja por la posible falta de agua, sino también por la mala imagen de la capital catalana que da la alarma creada. El presidente del Gremio de Restauradores, Gaietà Farràs, reclamó a las instituciones que impulsen una campaña internacional para paliar cualquier percepción negativa de Barcelona por este asunto.

El Consistorio de Lleida, contra el trasvase

El pleno del Ayuntamiento de Lleida aprobó ayer una moción -presentada por el PSC e ICV- de adhesión al documento conocido como Declaración del Segre, en contra del trasvase en los términos planteados por el consejero de Medio Ambiente. El documento fue firmado el lunes por la Diputación de Lleida y los representantes de todas las administraciones locales de la provincia.

Lleida pide al Gobierno catalán que ponga en marcha políticas estructurales del agua y de equilibrio territorial. En la moción se manifiesta el firme compromiso del Consistorio de ser solidario en una coyuntura excepcional, como la que se puede plantear si falta agua de boca en el área metropolitana de Barcelona.

Reus concederá agua a Barcelona

- El Ayuntamiento de Reus aprobó ayer la cesión de agua de sus pozos al área metropolitana de Barcelona.

- La iniciativa obtuvo el voto a favor del equipo de gobierno -PSC, ERC e ICV- y en contra de CiU y PP.

- El agua se extraerá de 11 pozos situados en la zona de Bellisens y del aeropuerto de Reus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008

Más información