Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Salvador Escamilla, altavoz de la 'nova cançó' desde la radio

'Bon dia, Catalunya': el saludo del periodista y cantante

"Bon dia, Catalunya!". Un saludo aparentemente tan normal le hizo famoso en Cataluña entera en muy poco tiempo. Fue en 1964. El uso del catalán seguía proscrito en la radiodifusión catalana, a pesar de que había pasado ya un cuarto de siglo del fin de la Guerra Civil y el franquismo celebraba sus "25 años de paz". Con su Radio-Scope, el programa matinal de Radio Barcelona encargado sólo para unas pocas semanas por el entonces director de la emisora, Manuel Tarín Iglesias, Salvador Escamilla, fallecido ayer en Barcelona a los 77 años, supo conquistar un pequeño nuevo espacio de libertad.

Hasta entonces, Salvador Escamilla (Barcelona, 1931) había hecho sus pinitos como actor de teatro, cantante lírico y también como integrante de Los Millonarios de la Canción, con Chano Montes al piano. Pero fue su Radio-Scope el que le convirtió en muy pocos meses en un personaje muy popular en toda Cataluña. Popular y entrañable, "como de casa". Fue el suyo un programa de radio que sirvió sobre todo de altavoz y plataforma para la entonces naciente nova cançó. Para los primeros Setze Jutges y Raimon, para Maria Cinta, Núria Feliu y muchos otros intérpretes que, como el propio Escamilla, cantaban en catalán canciones melódicas de éxito internacional.

Y lo fue en especial para quienes surgieron luego, como Joan Manuel Serrat y La Trinca, Lluís Llach y Maria del Mar Bonet... Sin el Radio-Scope de Escamilla difícilmente la nova cançó hubiese logrado en tan poco tiempo el gran impacto popular que obtuvo.

Con un estilo personalísimo, nada ortodoxo y muchas veces algo exagerado, era Escamilla un hombre de radio químicamente puro, además de un auténtico showman. No obstante, perdió gran parte de su popularidad desde que su Radio-Scope dejó de emitirse en Radio Barcelona y pasó a Radio Miramar, para acabar emitiéndose en pequeñas emisoras municipales. Pero Salvador Escamilla era incansable y, además de seguir grabando discos como intérprete de canciones melódicas y promoviendo todo tipo de iniciativas populares -entre otras, la exitosa reedición de los monólogos de Joan Capri en disco-, volvió a los micrófonos con Catalunya Ràdio, con la que siguió colaborando hasta hace muy pocos años.

Aquejado desde hace años de una grave enfermedad degenerativa, Salvador Escamilla falleció ayer en la clínica de Nuestra Señora de la Mercè de Barcelona tras sufrir una embolia. La capilla ardiente se instalará hoy, de 10.00 a 19.00 horas, en el Palau Marc de Barcelona, sede de la consejería de Cultura.

Con Escamilla desaparece no sólo un tipo humano entrañable y cordial, sino sobre todo aquella voz que durante tantos años, a través de las ondas de Radio Barcelona, supo insuflar una dosis de optimismo, y también de esperanza de recuperación de la deseada libertad, con su diaria salutación matinal, con aquel inolvidable "Bon dia, Catalunya!".

"Bon dia, Salvador! I a reveure!".

.

Jordi García-Soler es periodista e historiador de la nova cançó

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de marzo de 2008