Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España aplaza su presencia en la misión civil de Kosovo

El contingente militar se mantendrá en el territorio

España no enviará policías, jueces ni funcionarios civiles a la misión europea (Eulex) en Kosovo hasta que se produzca una transferencia legal de responsabilidad desde la actual administración de la ONU en el territorio. El aplazamiento de la misión civil no impide mantener la presencia militar: España participará plenamente con unos 600 efectivos en la fuerza militar avalada por Naciones Unidas para mantener la paz en el territorio (KFOR).

"La contribución española de entre 15 y 20 personas a Eulex no se realizará hasta que no se haya realizado la transferencia de la misión de la ONU a la de la UE. Nuestra posición está basada en la legalidad internacional", explicó el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, tras la reunión informal de ministros europeos celebrada durante el viernes y el sábado en Brdo (Eslovenia).

La Unión Europea había previsto culminar esa transferencia para mediados de junio. De hecho, ya ha comenzado el despliegue de las fuerzas de Eulex, con ánimo de contribuir a la construcción de un Estado de derecho y democrático. La negativa de algunos países, como España, a reconocer la autoproclamada independencia de Kosovo -tampoco reconocida por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas- no ha sido obstáculo para que la UE tome medidas para buscar la estabilidad del territorio y colaborar con las autoridades que lo rigen. Hasta ahora, la tutela última la tiene la administración de la ONU, a la que la UE confía en relevar.

Sin embargo, todo ese entramado institucional se erige sobre una base jurídica nada clara. España se escuda en ello para no participar en la misión civil europea, que prevé destinar 2.000 personas (policías, jueces, fiscales, funcionarios de aduanas).

El propio coordinador de la política exterior europea, Javier Solana, ha dicho que hay dificultades en el despliegue de la misión europea, según señaló Moratinos a la prensa.

Por el contario, el ministro dejó claro que se mantendrá la fuerza militar. "España mantendrá su presencia en KFOR y MINUK porque tenemos el aval y el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU. La actuación española, de las fuerzas armadas o de la Guardia Civil está plenamente legitimada".

En este sentido, aseguró que tanto el ministro serbio de Asuntos Exteriores, Vuk Jeremic, con el que se reunió, como el primer ministro kosovar, Hashim Thaci, le agradecieron el trabajo de los españoles en el territorio de Kosovo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de marzo de 2008