Una firma francesa controlará el túnel entre las terminales de El Prat

AENA quiere evitar problemas con las obras del aeropuerto

Confianzas, las menos. Es el principio que, al menos en un caso, ha guiado a AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea). La entidad ha encargado a una empresa francesa que supervise el proyecto de túnel ferroviario que irá de una terminal a otra del aeropuerto de El Prat. Más aún: una vez que empiecen las obras, la ingeniería francesa hará un seguimiento para comprobar que todo se hace de forma correcta. Lo llamativo es que el túnel ferroviario es una obra de la Dirección General de Ferrocarriles, que depende del Ministerio de Fomento, igual que ocurre con AENA.

Bofill recomendó a Setec, que participó en el túnel bajo el canal de la Mancha

En la nueva terminal del aeropuerto de Barcelona se ha construido ya una caja subterránea que será la estación de los trenes. En plural, porque allí pararán los trenes de Cercanías y los del AVE. ¿Cuándo? No hay fecha. Desde luego, no será el año que viene, cuando, si no hay aplazamientos, se inaugura la llamda Terminal Sur. A esa caja se llegará desde la estación de El Prat, pasando por debajo de la pista larga del aeropuerto. Y AENA no quiere sorpresas. Un pequeño incidente que provocara una leve ondulación del terreno podría afectar de forma grave al sistema operativo aeroportuario, pensado para trabajar con dos pistas paralelas.

El subsuelo del aeropuerto es muy inestable. En realidad, se trata prácticamente de un acuífero que, además, abastece a la población de El Prat. De modo que el problema de las obras es doble: es preciso no contaminar el agua del subsuelo y que la superficie no note la actuación de la tuneladora que construirá el túnel.

La Dirección General de Ferrocarriles, del Ministerio de Fomento, encargó el proyecto constructivo a la empresa española Ineco, con amplia experiencia en diversos sectores, incluido el ferroviario y el aeroportuario. Pero AENA no se ha dado por satisfecha con este proyecto y ha decidido contactar con la francesa Setec, que participó en las obras del túnel ferroviario bajo el canal de la Mancha, según confirmó la directora de Infraestructuras de AENA, Amparo Brea.

Se trata de medidas precautorias, explicó, para garantizar que no se produzcan disfunciones en el aeropuerto durante la fase de obras. En un sentido similar se expresó el secretario de Movilidad del Gobierno catalán, Manel Nadal, que estaba perfectamente al tanto del asunto. "No tiene que pasar nada, pero no está de más tomar todas las precauciones posibles", dijo. El único que negó de plano el asunto fue Francisco Gutiérrez, el director del Plan Barcelona, la oficina que dirige las obras del aeropuerto. Gutiérrez insistió en que no se ha podido encargar revisión alguna a Setec ni a nadie ya que aún no se dispone del proyecto constructivo correspondiente.

El proyecto constructivo está al caer, confirmó Brea, que explicó que fue encargado en noviembre de 2007. El contacto con Setec fue recomendado por el taller de Ricardo Bofill, arquitecto que ha diseñado la nueva terminal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS