Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del 9-M

La mayoría asume que Acebes y Zaplana no seguirán de 2 y 3

Media hora de rueda de prensa, con dos docenas de preguntas, casi todas centradas en el futuro, y no hubo manera de lograr que Mariano Rajoy, el hombre que no se moja nunca, lo hiciera siquiera un poquito sobre la más que probable renovación de su equipo de dirección. "No hagan caso de las especulaciones, lo anunciaré un día antes del Congreso", insistía una y otra vez.

Él, que tiene todas las claves, no habla. Pero los dirigentes de su partido sí lo hacen en privado. Y la práctica totalidad de los consultados asume que Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, los más claramente identificados con la crisis del 11-M y el final del Gobierno de Aznar, dejarán de ser secretario general y portavoz parlamentario, esto es, números dos y tres del partido. Sobre sus sustitutos hay y habrá muchas especulaciones, aunque las que suenan con más fuerza son Pío García Escudero como secretario general y Esteban González Pons como portavoz. Este último puesto se tendrá que decidir en abril, antes del congreso del partido.

El PSOE reaccionó con sorpresa a la decisión de Rajoy. "Si no cambia la persona, confiemos en que cambien sus políticas". Éste fue el deseo del portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Diego López Garrido. "En el PP son muy dueños de tomar las decisiones que les parezcan más oportunas, por lo que nuestro respeto es absoluto hacia una decisión que se tome sin interferencias de agentes externos", señaló este dirigente socialista. Ahora bien, lo que el PSOE le reclama desde este momento "es que cambie su forma de hacer oposición y piense en los intereses generales, piense en España y piense en las instituciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de marzo de 2008