Reportaje:

Timberlake corona a Madonna

La reina del pop ingresó en el selecto Rock and Roll Hall of Fame

La reina del pop entró el lunes por la noche en el selecto club de leyendas vivientes del rock. En el hotel Waldorf Astoria de Nueva York, Madonna recibió la estatuilla del Rock and Roll Hall of Fame de manos de un discípulo suyo, el cantante Justin Timberlake. Éste no pudo más que postrarse y hacer una reverencia ante la cantante, con la que acaba de grabar un dueto titulado 4 Minutes. "El mundo está lleno de copias de Madonna. Yo creo haber salido con un par", dijo el ex novio de Britney Spears. "Pero sólo hay una Madonna".

¿Quién es el más popular del Rock and Roll Hall of Fame?

Parecía no importar que otros artistas como John Mellencamp o Leonard Cohen fueran también a entrar anoche en este museo conmemorativo donde se encuentran Elvis Presley o James Brown. La del lunes fue la noche de Madonna, que a sus casi 50 años sigue siendo la mujer que más dinero gana en el negocio de la música, según la revista Forbes. Madonna es una artista poco dada a los discursos emotivos. Su carrera es más bien una sucesión de reinvenciones fríamente calculadas. Pero el lunes dejó ver a la persona que hay detrás de la gran maquinaria musical. Visiblemente emocionada, a punto de llorar en dos ocasiones, recordó sus duros comienzos.

Agradeció su premio a todos los que la habían ayudado en su trayectoria. "Incluso a aquellos que me acusaron de no tener talento, los que decían que estaba gorda, que no podía cantar, que era un éxito de un día. Todos ellos me hicieron esforzarme a ser mejor".

¿El momento más emotivo de su carrera? En los ochenta, cuando se subió al escenario en el Madison Square Garden de Nueva York y vio a miles de chicas vestidas como ella. "Me acojoné", contó.

Madonna tuvo tiempo, además, de bromear con Timberlake, quien ha producido la mitad de su nuevo disco, Hard Candy, que saldrá a la venta el mes que viene. El cantante reveló que un día, durante las sesiones de grabación, llegó al estudio sintiéndose enfermo. "Necesitas vitamina B12", le dijo Madonna. En lugar de llamar a un médico, la cantante le hizo bajarse los pantalones y le puso la inyección de vitaminas ella misma. "Eso es lo que Madonna hace por nosotros. Darnos una inyección en el culo cuando más la necesitamos", dijo Justin Timberlake.

Como reina de la fiesta, Madonna no cantó. Prefirió que fuera otro el que versionara sus canciones, dándoles un toque más rockero. Así es como el cantante Iggy Pop, acompañado por los Stooges, hizo suyos los éxitos Burning Up y Ray of Light. Al final, mirando a Madonna a los ojos, el padrino del punk gritó: "Me haces sentir como nuevo, como una virgen acariciada por primera vez", parafraseando la letra de la famosa canción Like a Virgin.

Para ingresar en el Rock and Roll Hall of Fame es necesario haber estado 25 años en el negocio de la música. Madonna debutó en abril de 1982 con el lanzamiento de su single Everybody. Desde entonces ha vendido más de 200 millones de discos.

Madonna, en lo más alto de la música

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de marzo de 2008.