Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón se estrena con Pizarro

Primera aparición del alcalde durante la campaña en Madrid en un acto público con el 'número dos' del PP

"Estas cicatrices curan pronto". Lo dijo el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, hace unas semanas, en uno de sus primeros actos públicos después de que Mariano Rajoy, presidente del PP, lo excluyera de las listas electorales. Rajoy cedió a las presiones de la presidenta popular de Madrid, Esperanza Aguirre. Gallardón se sintió "apuñalado". Tanto, que ese día lanzó una amarga amenaza: "Tras el 9 de marzo dejaré la política".

Casi al tiempo, Manuel Pizarro entraba por la puerta grande en las listas del PP. El flamante número dos en Madrid ha evitado en todo momento la confrontación con el derrotado.

"A los inmigrantes no se les integra con trabajo, sino con una bandera", dijo Pizarro

Ambos políticos coincidieron ayer por primera vez en un acto electoral. El alcalde de Madrid acudió al hotel Ritz para apoyar a Pizarro en un encuentro organizado por la Cámara de Comercio y la Confederación Empresarial madrileña (CEIM). Fue un encuentro fugaz. Tan sólo un apretón de manos. La escena no cambió mucho cuando se encontraron los dos líderes populares de Madrid. Aguirre y Gallardón ya habían escenificado una tibia paz hace unas semanas. Se besaron en la inauguración de una estación y posaron sonrientes para los medios. Los rencores quedaron enterrados, aunque no se sabe a cuánta profundidad. Pizarro, rodeado de empresarios, se encontraba como en casa y no paró de lanzar guiños a "las dos principales referencias del PP en Madrid".

En política, las cicatrices sanan pronto. Tanto como crecen las oportunidades de los interesados. El alcalde ha ido rebajando poco a poco el tono de su explosiva amenaza de abandonar la política convirtiéndola en un simple amago para recuperar así su lugar dentro del partido. Un espacio que Pizarro se ha ganado en tiempo récord.

Ayer lució su discurso más ultraliberal ante decenas de empresarios: "A los inmigrantes no se les integra con un contrato de trabajo, se les integra en una bandera", dijo. Y prosiguió. "Creo más en lo privado que en lo público".

Pizarro acusó veladamente a la Delegación del Gobierno de no hacer nada en los altercados del pasado viernes en Lavapiés, cuando se produjeron enfrentamientos entre la policía y manifestantes antifascistas que protestaban por una concentración de ideología ultraderechista que estaba anunciada. "Tuvieron que ser las fuerzas de seguridad de la Comunidad y el Ayuntamiento quienes garantizaron la seguridad ciudadana".

El candidato popular dijo a los empresarios lo que querían oír. "Defiendo un mercado organizado, libre y sin intervención". También aseguró que en España sobra suelo: "Si se saca al mercado se podría reducir hasta un 30% los precios del mercado". Tras la intervención del ex presidente de Endesa, el alcalde no perdió ni un minuto más en el hotel y abandonó prácticamente a la carrera el acto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de marzo de 2008