Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parricida de Maliaño también mató a su madre en 1997

El enfermo mental que el sábado mató en Maliaño (Cantabria) a su padre, de 72 años, a puñaladas e intentó hacer lo mismo con su hermana, -que logró salvarse saltando por la ventana desde un primer piso- había asesinado también a su madre, una mujer en silla de ruedas, en 1997, porque le había reprendido por haber puesto un anuncio para vender su teléfono móvil.

Por el asesinato de su madre, José Alberto P. H., de 39 años, cumplió cinco años de prisión. Una temporada después de salir de la cárcel, volvió a vivir con su padre y su hermana, a pesar de que una orden judicial le prohibía acercarse a su progenitor. Su padre y su hermana se resistían a desentenderse de él a pesar de la orden de alejamiento, según indicaron fuentes judiciales.

MÁS INFORMACIÓN

El parricida, que fue detenido el mismo sábado que acabó con la vida de su padre, padece un trastorno psicótico agudo y trastorno mixto de la personalidad. Cuando mató a su madre, en 1997, hacía 11 días que había recibido el alta médica de un hospital psiquiátrico y no tomaba su medicación para controlar la agresividad.

José Alberto se confesó entonces autor del crimen. Según recoge la sentencia, de 1999, el Ministerio Público optó por que cumpliera la condena por el asesinato de su madre en un centro penitenciario en lugar de un centro psiquiátrico porque consideraba que estaba respondiendo bien al tratamiento médico que había estado recibiendo en prisión cuando estuvo como preventivo.

Alejamiento ineficaz

El Juzgado de Instrucción número dos de Santander ordenó ayer el ingreso en prisión preventiva del hombre como imputado en un delito de homicidio, lesiones y quebrantamiento de orden judicial. La juez considera necesario "asegurar la integridad de la lesionada, especialmente teniendo en cuenta la ineficacia de las medidas de alejamiento previamente adoptadas", según el auto. El detenido se ha confesado de nuevo autor de los hechos.

Los médicos forenses han determinado que José Alberto está en estos momentos "descompensado de su patología". La juez ha ordenado que ingrese como preso preventivo en la unidad penitenciaria del Hospital Marqués de Valdecilla "para su tratamiento psiquiátrico y durante el tiempo que resulte preciso el tratamiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de marzo de 2008