Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAN RIDAO | Candidato de Esquerra Republicana de Catalunya | ELECCIONES 2008 | Entrevista

"El PSOE nos ha maltratado"

Barcelona
Las elecciones del domingo son para ERC un examen a su estrategia de acercamiento inicial al PSOE y posterior divorcio tras el debate del Estatuto catalán. Todas las encuestas le vaticinan una tendencia a la baja.

La negociación del Estatuto catalán le sirvió a Joan Ridao para fraguarse en el Congreso de los Diputados. Este independentista de 40 años, de padre andaluz, madre castellana y nacido en Rubí (Barcelona) se plantea ahora coger las riendas del grupo parlamentario de ERC. Admite que no espera la comprensión del PSOE en sus reivindicaciones para Cataluña, pero aspira a arrastrar a los socialistas a posiciones federalizantes.

Pregunta. Usted es el candidato de un partido independentista a presidir el Gobierno español. ¿Cuál es su proyecto para España?

Respuesta. Evidentemente, mi objetivo no es gobernar España. Vamos a hacer política en España para responder a algunos intereses de Cataluña, como una mejora de la financiación o de las infraestructuras, pero también hay asuntos de la política social cuya mejora impulsamos y beneficia a todas las comunidades. Eso sí, no oculto que soy independentista.

"Ofrecimos una alianza histórica a la izquierda española, pero salió mal"

"2014 no es necesariamente una fecha para la independencia"

P. Cataluña está siendo la gran ausente de la campaña electoral. ¿De qué es síntoma?

R. La legislatura ha estado marcada por el debate estatutario y hay mucho hastío en algunos sectores. Pero el debate volverá. Todavía no hay sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y ahora debemos abordar la mejora de la financiación. Intuyo que volveremos a escuchar las mismas trompetas del Apocalipsis.

P. ¿Cómo ha contribuido ERC a este hastío?

R. ERC puede haber cometido algún error, nadie lo discute, pero hay que recordar que, en 2004, ERC hizo el esfuerzo de ofrecer una alianza histórica con la izquierda española; alguien incluso habló de segunda transición. Salió mal. Con todo, de las 144 leyes aprobadas en el Congreso esta legislatura, nosotros hemos apoyado 93, CiU 94 e Izquierda Unida 95. Hemos tenido una contribución decisiva en el Gobierno de Zapatero.

P. Sin embargo, ustedes han sido el socio más incómodo para el PSOE. ¿Qué falló?

R. En 2004 ya éramos un partido incómodo para el PSOE, pero el debate estatutario agudizó nuestras diferencias. Discrepamos en el modelo de Estado, pero hemos sido un aliado fiel y leal. En la primera parte de la legislatura ERC apoyó muchas iniciativas del PSOE en el ámbito social hasta el punto que lo llegamos a llamar el bienio progresista. Después vino el bienio negro. No hemos sido correspondidos. El PSOE nos ha maltratado. A nosotros y a IU.

P. Porque tenía alternativas...

R. Sí, pero al final, resulta que es el PP quien gana. El PP ha acabado ganando todas las batallas ideológicas de la legislatura: el Estatuto es una. El aborto, otra. Se ha impuesto el pensamiento de la derecha más rancia y de la Iglesia más integrista.

P. Cometieron errores. Como jefe del grupo de ERC, ¿tolerará acciones como quemar la Constitución?

R. Admito que pudo haber algún episodio cargado de simbolismo que generó incomprensión. Fueron gestos difíciles de administrar. Yo tengo mi propia idiosincrasia y defiendo iniciativas, de tipo legislativo, para que, por ejemplo, se pueda hablar en catalán en el Congreso.

P. Los sondeos dicen que bajarán de ocho a cinco o seis diputados. ¿Un mal resultado afectará su política de pactos y la estabilidad del Gobierno catalán?

R. No hay relación entre el 9-M y el Gobierno catalán. Lo único que podría cambiar es el papel de CiU en Cataluña. Podría ser bastante grotesco ver al señor Artur Mas intentando hacer oposición en Cataluña criticando a los socialistas mientras el señor Duran ejerce de ministro con el PSOE en Madrid. La verdad es que no me lo imagino.

P. Después de estas elecciones se prevé otro conflicto en el País Vasco con el referéndum que impulsa el lehendakari Ibarretxe. ¿Qué hará ERC?

R. Estoy curado de toda vasquitis. Creo que cualquier decisión legítima que tome el Gobierno vasco será buena.

P. Ustedes le ponen fecha a la independencia: 2014.

R. 2014 es una fecha básicamente para la democracia, no tiene precisamente por qué ser la fecha de la independencia de Cataluña. Es un estímulo para ello.

Entrevista realizada por Miquel Noguer, Milagros Pérez-Oliva y Ariadna Trillas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de marzo de 2008