Reportaje:

Sprint-Nextel tiene problemas

El operador de móviles de EE UU acumula fuertes pérdidas desde su fusión con Nextel

El sector de la telefonía móvil en Estados Unidos está sumido en una guerra encarnizada. Y en este choque de titanes hay un claro perdedor: Sprint, que hasta ahora había centrado su atractivo en sus teléfonos con la función walky talky. La compañía no sólo está viendo cómo pierde clientes hacia sus rivales AT&T, Verizon Wireless y T-Mobile, sino que debe cargar con los costes de la fusión con Nextel.

Todo esto puesto en cifras se traduce en unas pérdidas masivas que ascendieron a 29.450 millones de dólares, según los resultados trimestrales presentados el jueves. Se trata de la quinta pérdida en importancia de las compañías que componen el índice Standard & Poor's desde el año 1990.

Mientras sus clientes se pasan a AT&T, Verizon Wireless y T-Mobile, la nueva Sprint debe cargar con los costes de la fusión

La mayoría del desajuste se debe al impacto contable de la integración de Nextel. Esto le llevó a suspender el pago del dividendo a los accionistas y a pedir un crédito de 2.500 millones de dólares para dotarse de mayor flexibilidad financiera.

Sprint-Nextel es el tercer operador de telefonía móvil en Estados Unidos. En el momento de la fusión, en el año 2005, la capitalización bursátil de cada una de las sociedades contrayentes ascendía hasta los 33.000 millones de dólares. Hoy la compañía combinada no llega a los 23.500 millones de dólares de capitalización en Bolsa. Y sus títulos volvieron a perder casi un 10% tras el anuncio de las pérdidas.

A su frente está Daniel Hesse, que tras asumir el cargo de consejero delegado en el pasado mes de diciembre anunció el despido de 4.000 empleados.

La compra de Nextel ascendió a 36.000 millones de dólares, de los que 29.700 millones fueron amortizados parcialmente en libros. La ejecutiva de Sprint-Nextel reconoce casi tres años después que las condiciones de negocio de la compañía están en proceso de deterioro y que la mejora de los resultados tardará en llegar. Y en un intento a la desesperada por mantener a sus clientes, la operadora se adelantó a sus rivales lanzando un plan de llamadas y de mensajes de texto ilimitados a una tarifa fija de 89,9 dólares mensuales.

Los contratos de telefonía celular en Estados Unidos se establecen en paquetes de minutos de conexión. El descontento de sus clientes con el servicio es evidente, y se traduce en una caída en sus cifras de ventas. La compañía es consciente de ello y cuenta con perder 1,2 millones de abonados en el primer trimestre de 2008 y que la fuga continúe en el segundo cuarto del año. En la actualidad, Sprint-Nextel cuenta con 53,8 millones de abonados en Estados Unidos.

Los ingresos de la telefónica, con sede en Overland Park (Kansas), ascendieron a 9.850 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2007, un 5,7% menos que en mismo periodo del ejercicio 2006.

Los analistas del sector, al igual que la dirección de la compañía Sprint-Nextel, no creen que el lanzamiento del nuevo paquete de llamadas ilimitadas vaya a servir para resolver los problemas de la operadora y marcar la diferencia frente a sus dos grandes rivales, que no tardaron en lanzar un abono similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50