Reportaje:

El 'múltiple' como arma social

El IVAM expone la obra de Joseph Beuys, visionario del arte comprometido

El IVAM inauguró ayer la más amplia exposición programada en España del artista alemán Joseph Beuys (Krefeld, 1921-Düsseldorf, 1986), uno de los creadores más importantes y controvertidos de la segunda mitad del siglo XX y el principal representante del arte comprometido en Europa.

Beuys, piloto de la aviación germana durante la Segunda Guerra Mundial, sufrió el derribo de su avión en plena contienda cuando sobrevolaba Crimea. Salió vivo porque los tártaros consiguieron rescatarlo del frío con métodos primitivos. Tuvo entonces una revelación: se dio cuenta de que la guerra sólo trae destrucción y de que había salvado su vida gracias a la intervención de un pueblo menos evolucionado que el suyo. Aquella aventura le abrió los ojos para adquirir un compromiso social que volcaría en su vocación artística. Y comenzó a elaborar sus múltiples, acciones artísticas en las que utilizaba objetos de la cotidianeidad para convertirlos en obras con mensaje. Llegó a componer hasta 555, en los que combinaba, por ejemplo, un limón y una bombilla, o una botella llena de agua del Rin contaminada con 100 tipos distintos de veneno.

Beuys fue un personaje fascinante por su implicación en la vida social de la Alemania de posguerra y su inconformismo. Fundador del Partido Verde, fustigador del comunismo y agitador de la conciencia individual, el artista alemán fue un visionario que pensaba que todo ser humano es un artista y que cada acción es una obra de arte. Por ello, en la exposición del IVAM se pueden ver desde una fotografía del momento en que fue expulsado de la Universidad de Düsseldorf por no respetar el cupo de estudiantes por aula, coronada con la frase La democracia es graciosa, hasta un vídeo grabado en un hospital de Nueva York en el que se encierra en una habitación, forrado con un traje de fieltro, en compañía de un coyote que simboliza la América caduca, o representaciones del arte fugaz en forma de dibujos en la arena de una playa que el mar acabará engullendo. Estos ejemplos son algunos de los 115 múltiples que muestra el museo valenciano de los 400 que posee el Kunstmuseum de Bonn, donde se encuentra el principal legado de un creador cuya filosofía artística y vital se resume en una de sus frases: "Si tenéis todos mis múltiples, me tenéis a mí".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS