El guardia civil ahogado estaba sujeto al arnés y listo para ser izado

Los pilotos del helicóptero de rescate atribuyen la muerte a "la mala suerte"

"Una ola de gran tamaño fue, de acuerdo con los datos disponibles, la que provocó la rotura del cable de izado durante las operaciones de rescate del guardia civil que había caído al mar en las inmediaciones de Ferrol". Esas siete líneas resumen la versión oficial de Salvamento para explicar la muerte del guardia civil Ramón González Cabaleiro que el pasado sábado falleció ahogado después de que volcase la embarcación neumática que rastreaba tras una alerta que resultó una falsa alarma.

PP y BNG piden investigar los medios áereos de salvamento
Más información
Cruz al mérito de la Guardia Civil

La tesis de Sasemar, ratificada ayer a este diario por miembros de la tripulación del Helimer, apunta a que el agente de la Guardia Civil estaba ya atado y con el arnés puesto, listo para ser izado junto a su rescatador, que ya había dado la orden al gruísta, cuando una gran ola rompió el cable del helicóptero. "La mala suerte nos impidió salvarlo, fue un segundo", se lamentaba ayer uno de los tripulantes del Helimer. Según su explicación, el golpe de mar provocó una "tensión puntual" sobre la maroma metálica, preparada para soportar hasta 200 kilos, que acabó cediendo ante el peso de los dos hombres multiplicado por la fuerza de la ola.

Ambos cayeron al mar y la tripulación del Helimer ya no volvió a tener noticias del agente herido hasta que apareció flotando, ya sin vida, a la mañana siguiente. El rescatador logró nadar 150 metros hasta la playa de San Jorge y acceder al helicóptero gracias a la grúa de reserva consiguió. Desde entonces, el sistema de elevación permanece precintado como parte de la investigación judicial abierta que determinará la causa del accidente.

El relato oficial no ha convence sin embargo a la Unión de Guardias Civiles que ayer presentó una denuncia ante la Delegación del Gobierno para que se abran dos investigaciones sobre la "concatenación de errores" que en su opinión frustraron la operación de rescate. Este colectivo, que atribuye a "posibles problemas mecánicos o de resistencia del cable" el desenlace fatal, reclamó además que el aparato sea precintado, una medida que Salvamento descartó, informa Arcadio Silvosa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fuentes próximas a la Guardia Civil aseguran que la reconstrucción del siniestro determinará si el cable se partió por un exceso de peso originado por la fuerza del agua o si pudo deberse a "alguna disfuncionalidad de la grúa".

Otra asociación dentro del instituto armado, la Unión Federal de Guardias Civiles de Galicia, reclamó al delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras, que investigue los medios con los que cuenta Salvamento en Galicia para comprobar que no estén "en mal uso, caducados o sin revisar".

El siniestro de este fin de semana se produce en pleno debate sobre la eficacia de los medios aéreos de Salvamento Marítimo en Galicia, después de que un informe interno de este organismo revelase graves anomalías en la operación de rescate del buque Cordero en un naufragio que costó la vida a cinco marineros frente a las costas de Ferrol el pasado 15 de enero. El atestado de Sasemar reconoce que el primer helicóptero que acudió en su auxilio no contaba con los medios adecuados para acometer el rescate. El documento atribuye al equipamiento de la aeronave y a la meteorología el fracaso en la operación, pese a que la versión oficial de Salvamento atribuyó el fracaso de la operación exclusivamente al "fuerte temporal".

A todas esas circunstancias todavía sin aclarar, aludió ayer el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo. El presidente del PP gallego reclamó una auditoría sobre el operativo de Salvamento en la comunidad. Con 16 muertos en el mar en siete semanas y las numerosas anomalías detectadas, Feijóo juzgó "razonable" estudiar con detenimiento si los medios "son los mejores, si son suficientes y si llegan el momento adecuado". "No conviene prejuzgar", dijo al dar su pésame a la familia del agente fallecido, pero sí que es necesario investigar, ante el elevado número de muertes en el mar desde que comenzó el año, "si se puede hacer algo más", informa Paola Obelleiro.

El BNG sumó también ayer sus críticas al funcionamiento de Salvamento Marítimo. El coordinador de la Ejecutiva del Bloque, Francisco Jorquera, vinculó las "deficiencias" en el fallido rescate de este fin de semana a la privatización del servicio "en manos de empresas que priorizan el negocio y no se preocupan de asegurar su mantenimiento y eficacia". Jorquera lamentó la frecuencia con la que se repiten este tipo de accidentes e insistió en reclamar la transferencia del salvamento a Galicia para que la Xunta pueda "modificar este modelo" en el futuro.

La conselleira de Pesca, Carmen Gallego, abogó ayer por esperar a las conclusiones de la investigación de estos dos accidentes para determinar si hubo "alguna dificultad".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS