Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GESTIÓN Y FORMACIÓN

El valor de ser responsable

La sociedad reivindica las empresas que asuman su función social

La responsabilidad es un valor al alza. O al menos así lo espera la sociedad española, que reivindica las empresas que asuman su función social. Prueba de ello es el auge de iniciativas relacionadas con la responsabilidad social empresarial (RSE), como el sello Empresa Familiarmente Responsable (www.masfamilia.org); la Fundación Forética (www.foretica.es), la editorial Media Responsable (www.empresaresponsable.com) o la plataforma Responsabilidadglobal.com.

El colectivo Alternativa Responsable, por ejemplo, pretende sensibilizar a los directivos españoles de que su papel es fundamental para liderar los inevitables retos a los que la humanidad debe enfrentarse a lo largo del siglo XXI si no quiere seguir poniendo en peligro su propia supervivencia. "No hay caminos para la RSE, pues ésta es el camino", afirma uno de sus miembros fundadores, el director de comunicación y RS de MAPFRE, Juan José Almagro.

Entre otras iniciativas, destacan Alternativa Responsable, el sello Empresa Familiarmente Responsable (EFR) y la Fundación Forética

A través de su manifiesto, al que se están adhiriendo cada vez más compañías, este colectivo recuerda que "el propósito de la actividad económica es acrecentar el bienestar de las personas", con lo que las organizaciones que sirvan a este fin serán "más dignas de estima y legitimación social". Además, "la empresa no es una isla, por lo que le costará alcanzar sus objetivos si olvida que sus decisiones afectan a la comunidad en la que opera, si desprecia sus impactos sociolaborales y medioambientales, si actúa en múltiples lugares del mundo sin un suelo mínimo de dignidad laboral y respeto a los derechos humanos", añaden.

Actitud voluntaria

Alternativa Responsable también aboga por que esta excelencia empresarial no se fuerce a través de leyes, sino que nazca como una "actitud voluntaria". Eso sí, aunque no sea posible "regular la voluntariedad", recomienda la intervención pública en los aspectos que "favorezcan la expansión y el fomento de esta cultura, así como la transparencia y la competencia leal en sus prácticas". Aunque admiten "la conveniencia de homologar los sistemas de reporte y verificación de la RSE", animan a que cada empresa diseñe e implemente las políticas más adecuadas a su realidad particular.

También reconocen que son conscientes de que "a corto plazo, las políticas de RSE pueden implicar incrementos de costes". Pero se trata de un esfuerzo con recompensa: "Las empresas socialmente responsables son más productivas, incrementan su valor y se hacen así más capaces de competir en el mercado global". Por ello, "más que de incremento de costes", hablan de "inversión en un sistema de gestión más innovador", cuyo "modelo de desarrollo sostenible" permita "dignificar el trabajo y el empleo del futuro".

Entre otras cuestiones, Alternativa Responsable se preocupa de "la creciente confusión entre RSE y Acción Social de las empresas". En opinión de este colectivo, "el marketing social no es responsabilidad social", por lo que instan a que la RSE sea leal y no se manipule este valor", defendiendo una "cultura integral" de la gestión responsable, "basada en el diálogo con los colectivos y grupos de interés de la empresa y realizada paulatina pero seriamente".

Los demás miembros fundadores son el diputado del PSOE Ramón Jáuregui, la profesora de la UNED Marta de la Cuesta, el director de reputación y RSC de PriceWaterhouseCoopers, Javier Garilleti, y el director de www.serresponsable.es, Jordi Jaumà.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de febrero de 2008