Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

Arenas quiere el voto de los socialistas

El candidato del PP dice que mantendrá un cara a cara con Chaves pero sin imposiciones

Los actuales dirigentes del PP no encuentran las razones de por qué no han ganado unas elecciones autonómicas en Andalucía en 26 años, más aun cuando la pintan desastrosa. En su tercer día consecutivo en tierra andaluza, el presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, hizo ayer del asunto una parábola. "La verdad es la verdad, y los hechos objetivos. Hubo un tiempo que parecía imposible ganar Madrid, la Comunidad Valenciana o Murcia, y un buen día la gente apostó por el cambio y hoy son verdaderas locomotoras económicas ¿por qué no puede pasar lo mismo en Andalucía", expuso ayer en Málaga.

Para no confiar en que ese buen día llegue por generación espontánea, el presidente regional y candidato a la presidencia de la Junta, Javier Arenas, pidió la confianza de quienes no han votado hasta ahora al PP, incluso de "los votantes socialistas que consideren que antes que socialistas son demócratas y que hay que regenerar la vida política, y esto no va a ocurrir hasta que no vayan a la oposición quienes consideran que el poder es eterno".

Ante el entusiasmo de unos 5.000 seguidores que le recibieron con gritos de "ahora el cambio, ahora Javier", Arenas anunció que se propone "acabar con la foto fija del Partido Socialista", del que dijo que es "un tapón para las posibilidades de Andalucía". Entre las inercias que hay que romper citó el "centralismo asfixiante de Chaves". "Málaga merece mucho más porque aporta mucho a la comunidad", dijo para deleite de la concurrencia, aunque no avanzó promesas ilusionantes en este capítulo más que insistir en que trasladará a esa ciudad las sedes del Consejo Económico Social, la Cámara de Cuentas y el Tribunal de Defensa de la Competencia.

Igualmente celebrada fue la proclamación de que si elegido presidente de la Junta "no habrá comunidad más influyente que la andaluza". "No estoy dispuesto a que con ocho millones de españoles, Andalucía influya menos que el nacionalismo vasco o catalán", dijo.

Arenas criticó la falta de dignidad de algunas promesas electorales que atribuyó al presidente de la Junta, Manuel Chaves como "las viviendas gratis" o "decir a los médicos que si hacen abortos en los hospitales públicos les van a dar dinero".

Sobre las negociaciones del debate cara a cara con Chaves, Arenas dijo que el presidente de la Junta tiene "tres ofertas" y le pidió que "se guarde las imposiciones". "Garantizo que si hay diálogo y negociación, habrá debate con todas las consecuencias". Previamente, la cabeza de lista por Málaga, Esperanza Oña, pidió a Arenas que consiga ese debate "como sea" porque "nos conviene y lo vamos a ganar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de febrero de 2008