Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de manifestantes intenta agredir a dos consejeros en Parla

Granados y Güemes fueron insultados en una visita al nuevo hospital

La visita a territorio rojo se saldó con incidentes. Varios manifestantes vinculados a una asociación republicana, integrantes de un grupo de menos de un centenar de personas, empujó e insultó ayer al consejero de Presidencia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, e intentó lo mismo con el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, que fue protegido por su escolta y sólo se llevó los improperios.

Los altercados se produjeron a las puertas del nuevo hospital de Parla, la ciudad que gobierna con tres de cada cuatro votos el secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez. Al centro, llamado Infanta Cristina, acudían de visita los dos consejeros junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que evitó el altercado al entrar por la puerta trasera.

Los concentrados, con banderas republicanas, pedían una sanidad pública

El PP culpa a Tomás Gómez y a Zapatero de los incidentes

La bronca se produjo a las once de la mañana. En la recién estrenada carretera hasta el hospital, un grupo de personas con pancartas y banderas republicanas reclamaba sanidad pública, vivienda digna y un nombre sin realeza para el hospital. También pitaban y proferían insultos contra cualquier vehículo que intentaba franquear la barrera.

La peor parte se la llevaron Güemes y Granados. Como a otros coches antes, los manifestantes también bloquearon el paso de sus vehículos. Cuando los consejeros intentaron acceder a pie al hospital, la reacción del grupo se volvió más violenta, e intentaron agredirles, además de insultarles. Los escoltas y algún espontáneo impidieron que pegaran a Güemes, aunque no consiguieron evitar que empujaran a Granados. En la trifulca, un fotógrafo cayó al suelo y se rompió el pantalón.

El propio Granados explicó que llegó en el coche oficial y que le estaba esperando un grupo de manifestantes. Al verlos, se bajó con su escolta del vehículo. También le protegieron otros tres guardias civiles de paisano y su chófer. Los cinco le rodearon y le acompañaron. En el camino al hospital, según Granados, un manifestante intentó pegarle con el palo de una bandera republicana. El escolta le paró el golpe, pero otro alborotador aprovechó el momento para empujarle. "Lo he pasado muy mal, y gracias a mi servicio de seguridad me he librado de recibir estopa de verdad", afirmó el consejero y secretario regional del PP.

Otra opinión tenía Güemes. "Lejos de molestarme, creo que le ha dado colorido a esta visita", ironizó el consejero después de la visita al hospital, que duró una hora, según lo previsto. Y señaló al alcalde de Parla y secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, como instigador de lo sucedido: "Ya me advirtió la noche antes de que iba a haber un comité de recepción". Los periodistas le hicieron notar al consejero de Sanidad que los manifestantes también dirigían sus protestas contra el alcalde socialista, a quien acusaron de "franquista". "No todos", insistió Güemes.

Más explícito fue Granados. "Seguro que estas pancartas se han hecho en la sede del PSOE en Parla. Si no hay medios ni infraestructura, no se puede hacer todo lo que ha ocurrido hoy", afirmó, para acabar señalando un culpable por encima del alcalde: "Éste es el clima de crispación, violencia, tensión e intolerancia creado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero", sostuvo el consejero.Entre los manifestantes que participaron en la protesta había miembros de la asociación Unidad Cívica por la República (UCR), una institución de izquierdas creada en 2002 de ámbito nacional, y de Izquierda Unida. La dirección de UCR negó haber convocado la manifestación. "Era gente de Parla y nosotros allí sólo tenemos tres asociados", indicaron. Sin embargo, UCR sí había convocado una protesta la tarde del jueves a través de su blog (ucrparla.blospot.com). El concejal de IU en Parla, Eugenio Santos, estaba entre los manifestantes y aseguró que todos eran vecinos del municipio. "Todo esto no ha tenido nada que ver con Tomás Gómez", añadió.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró anoche en un mitin en Móstoles, que el intento de agresión a Granados y Güemes, iba dirigido hacia ella.

El alcalde de Parla negó en todo momento que él o su partido estuvieran detrás de la agresión y la condenó "enérgicamente". Tomás Gómez también dio orden a la Policía Local de que traslade su informe sobre los incidentes al Cuerpo Nacional de Policía y a los juzgados. Asimismo, ha encargado a los servicios jurídicos de su partido que presenten en los juzgados de Parla una demanda civil "para defender su honor, intimidad y propia imagen", ante las declaraciones de Granados y Güemes.

En la misma línea que Granados, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, exigió la inmediata actuación de la Fiscalía General del Estado. "La agresión pone de manifiesto que nos encontramos en una espiral antidemocrática, generada por las calumnias e insultos desde las más altas instancias del PSOE, empezando por José Luis Rodríguez Zapatero", dijo en un comunicado. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, condenó "sin paliativos" los intentos de agresión y tildó de "inadmisible" que se responsabilice al Ejecutivo de los ataques. También hubo condena de IU.

Tras los incidentes y cuando ya acababa la visita, Güemes se dirigió a un grupo de 35 policías municipales de Parla, que también aprovecharon el acto para hacerse oír. Les escuchó pacientemente sus reivindicaciones y sus quejas contra Tomás Gómez, a quien acusaron de vulnerar sus derechos. Mientras, los cuatro manifestantes republicanos que quedaban, con un furgón de la policía al lado, seguían desgañitándose: "¡Sanidad pública!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008