Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Txelis y Picabea rectifican en público a ETA por primera vez

No es la primera vez que dirigentes etarras muy veteranos, como José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, y Kepa Pikabea, discrepan con ETA o que critican a esta organización terrorista, pero sí lo es el hecho de que le contesten, critiquen y rectifiquen mediante la filtración de una carta que ayer se conoció a través del periódico navarro Diario de Noticias y que refleja el profundo malestar y desconcierto que vive el mundo de los presos etarras.

El documento que fue distribuido entre los reclusos está fechado a finales de noviembre y en él, además de expresar una contundente crítica política, los dos ex dirigentes notifican a todos sus compañeros que han tomado la decisión de desvincularse de la estructura y la disciplina de ese colectivo para "seguir su propio camino".

La carta, que hasta ahora no había tenido una proyección pública, ha sido filtrada para rectificar el comunicado del colectivo de presos que publicó el diario de la izquierda abertzale, Gara, el pasado domingo. En él se notificaba la expulsión de estos dos dirigentes a los que se acusaba de haber roto la disciplina y de haber mantenido encuentros en la prisión de Logroño con Txema Urkijo, asesor de la Dirección de Atención a Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco.

Abandono, no expulsión

Txelis y Picabea han querido aclarar así que la organización no les ha expulsado, sino que la iniciativa ha sido suya. Las razones para despegarse de la disciplina del colectivo están argumentadas con una reflexión política.

"La importancia de esta carta está en la novedad de que dos presos contesten a ETA por vez primera", explicó a este periódico una fuente de la izquierda abertzale. "El hecho de que puntualicen a ETA quiere decir que han sido valientes. Porque lo han dicho y, además, porque han expresado sus opiniones y análisis políticos que son muy críticos", añade.

Además, los dos firmantes denuncian que la dirección de la banda no consultó la opinión de los presos antes de romper la tregua con el atentado de la T-4 de Barajas. Y explican que han llegado a la conclusión de que la lucha armada "no sólo ha sido inútil en el camino de liberar a Euskal Herria, sino que se ha convertido en un obstáculo para lograr niveles más altos de autogobierno y realizar una política eficaz en favor de la autodeterminación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008