Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete de cada diez jueces creen que trabajan demasiado

La cuarta parte de la judicatura está desencantada, según una encuesta

Algo más de 3.000 de los 4.400 jueces y magistrados que hay en España -siete de cada diez- consideran que tienen demasiada carga de trabajo y unos 1.100 -uno de cada cuatro- están desencantados, según la encuesta a la carrera judicial realizada por el Consejo General del Poder Judicial a finales de 2007.

El formulario con las preguntas fue enviado por el Servicio de Planificación y Análisis del Consejo a todos los jueces y magistrados en activo, aunque sólo 1.475 mandaron el cuestionario de vuelta. De todos ellos, el 25% declaró que la satisfacción con su trabajo como juez es regular, poca o muy poca, lo que, según el informe, supone "un porcentaje de auténticos y profundos desencantados". El 44% opinó que su actividad diaria tiene poca valoración social o mala imagen.

Uno de los factores que inciden en ese porcentaje de insatisfacción tiene que ver con su carga de trabajo. Siete de cada diez (el 71% de los encuestados) consideran que es demasiada, repitiéndose la queja fundamental de encuestas anteriores. Una queja que, según el Consejo, no puede entenderse como la general de cualquier trabajador. "No estamos ante un trabajador medio (...) estamos ante un perfil que cabe asimilar a un directivo con un nivel de responsabilidad y autonomía o independencia sin parangón en la Administración Pública española y, por tanto, acostumbrado a hacerse cargo de manera personal de toda la carga de trabajo de su órgano judicial", afirma el informe.

Ese exceso de trabajo afecta sobre todo a los juzgados más abundantes, que tramitan la mayoría de asuntos. Más del 80% de los entrevistados pertenecientes a estos órganos -juzgados de Primera Instancia, de Instrucción, de lo Contencioso-Administrativo, de Primera Instancia e Instrucción y de lo Social- lo reflejaron en sus respuestas. Este problema afecta sobre todo a Canarias, Murcia, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid y Cataluña, por ese orden. Los jueces de La Rioja, Asturias, Navarra, Cantabria y País Vasco aseguraron que su carga de trabajo es "adecuada".

El exceso de trabajo aparece también en la encuesta como una de las causas de los retrasos en la Justicia, junto a las notificaciones, la ejecución de las sentencias, la tramitación de las causas, las vistas y la instrucción de las causas penales. Otros obstáculos que los encuestados identificaron en sus funciones fueron la falta de preparación del personal, la falta de personal y la carencia de medios técnicos. Entre las necesidades más reflejadas se encuentran los medios informáticos, más espacio en la oficina judicial, más formación, más personal técnico de apoyo y mejores medios materiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2008