Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez deja que un acusado de maltrato cuide de su hijo en fin de semana

El mismo Juzgado ordenó dos días antes que se alejara de la madre

El Juzgado de Purchena (Almería) ha decidido que un presunto maltratador se haga cargo de su hijo de 10 meses dos fines de semana al mes. Sobre Manuel Oller, almeriense empleado en la albañilería, pesa una orden de alejamiento de su ex pareja y madre del pequeño, que el pasado 11 de febrero le denunció por malos tratos y abusos sexuales. Dos días después de dictar la orden, la misma juez decretó un régimen de visitas del padre a su hijo.

"He vivido un verdadero infierno", explica con entereza María Sánchez Alarcón sobre su relación con Oller, que se prolongó desde abril de 2006 hasta septiembre del año pasado. "Todo el mundo te anima a que denuncies y, cuando te decides a hacerlo, te preguntas de qué sirve si la justicia permite que un bebé quede sin protección con personas de este tipo".

Esta almeriense de 31 años se refiere al auto emitido el jueves por la jueza Teresa Álvarez Medina, que permite a su ex compañero hacerse cargo del crío dos fines de semana al mes. Como el hombre no puede acercarse a menos de 200 metros de María, será un intermediario el encargado de recoger y entregar al niño en casa de sus progenitores. El abogado de la joven recurrió ayer esta decisión al entender que lo adecuado sería establecer un régimen de visitas en un punto de encuentro concertado y supervisado por un asistente.

"No sé si la juez escuchará nuestras peticiones. Lo que sé es que es un sinvivir pensar que Manuel se llevará en 15 días a mi bebé sin que nadie me garantice que podré verle de nuevo", comenta impotente y temerosa.

Más allá de insultos, golpes y abusos sexuales con los que define su año y medio de convivencia con su ex pareja, los miedos de María se centran ahora en lo que le pueda ocurrir a su hijo. Manuel firmó en septiembre un acuerdo por el que renunciaba a su custodia. Pero a principios de febrero, llamó a María y le pidió que retoman la relación. "Cuando le rechacé se acordó del bebé para decirme que me lo iba a quitar, que estaba dispuesto a dañarme en lo que más me importa", cuenta la mujer.

El miedo de que Manuel pase del dicho al hecho se sustenta en sus antecedentes: una mujer con la que él tuvo un hijo hace cinco años ha ratificado ante el juez que el hombre intentó arrebatarle al menor por la fuerza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2008