Alerta máxima en Pakistán en la víspera electoral

Las tensiones tribales hacen temer el estallido de la violencia

Más de 80 millones de paquistaníes están convocados hoy a las urnas para lo que el presidente Pervez Musharraf ha llamado "la madre de todas las elecciones". Pakistán se juega en estos comicios su transición a un Gobierno civil desde el régimen militar impuesto tras el golpe de Estado de 1999, pero la violencia desatada en estos años amenaza el avance hacia la democracia. Las fuerzas armadas han sido colocadas bajo estado de máxima alerta para impedir un baño de sangre, mientras en las zonas tribales ha sido decretado el toque de queda después de que ayer ascendieran a 47 los muertos en el atentado del sábado.

Más información
"No me mueve la venganza"
Asesinado un candidato del partido de Sharif en Lahore
Los primeros resultados en Pakistán muestran un retroceso del partido de Musharraf

El Partido Popular de Pakistán (PPP), principal fuerza de la oposición, pidió calma a sus seguidores tras el brutal atentado contra su candidato en Parachinar, la capital de Kurram, una de las siete zonas tribales fronterizas con Afganistán. El Gobierno ha desplegado 81.000 soldados para vigilar los comicios.

Los paquistaníes eligen hoy tanto la Asamblea Federal como las cuatro Asambleas Provinciales. Las tensiones nacionalistas, además del islamismo radical, hacen temer enfrentamientos en los colegios electorales e intentos de impedir que los votantes depositen sus papeletas.

Boicoteo en Baluchistán

En las dos provincias más conflictivas del país -Baluchistán y la denominada Provincia Fronteriza del Noroeste (NWFP, según sus siglas en inglés), poblada mayoritariamente por la etnia pastún-, las fuerzas políticas locales y los partidos religiosos han pedido el boicoteo de "unas elecciones fraudulentas". Los partidos de implantación nacional como el PPP, la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N) y la gobernante Liga Musulmana de Pakistán-Q, sin embargo, se presentan, lo que significa para los que boicotean que sus voces dejarán de oírse en el Parlamento federal y que perderán su actual poder en parlamentos y gobiernos provinciales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El bombardeo continuo de los independentistas baluchis practicado por Musharraf ha convertido esa región, que abastece de gas al país, en una zona donde no hay más ley que la de las armas.

La NWFP sufre un continuo deterioro de su situación desde la caída del régimen talibán afgano, en 2001, cuando muchos de sus miembros y de los terroristas de Al Qaeda se infiltraron en la provincia para huir de los bombardeos estadounidenses. La talibanización de NWFP es una realidad que amenaza los cimientos de un país que posee entre 60 y 120 cabezas nucleares.

Se temen serios disturbios en esas dos provincias y también en Karachi, capital de la provincia Sind y la mayor ciudad del país, en la que habitan todas las etnias nacionales. Todo apunta a que el PPP barrerá en la sureña provincia de Sind, por la ola de simpatía desatada tras el asesinato de Benazir Bhutto, originaria de esta provincia. Pero donde más se juega el futuro del país y donde se teme que pueda haber un mayor fraude es en Punjab, la provincia más rica, más poblada y feudo tradicional de la PML-N.

Caos en la distribución  de urnas en Lahore.
Caos en la distribución de urnas en Lahore.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS