Mas quiere que el PSOE le dé la Generalitat "por contrato"

El PSC espera que las encuestas movilicen a su electorado

Convergència i Unió no sólo sigue empeñada en vender la piel del oso antes de cazarla. Además, quiere formalizar la transacción por escrito, al estilo de cuando acudió al notario para garantizar que no pactaría con el PP. El presidente de CiU, Artur Mas, aseguró ayer que si sus votos son necesarios para la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, exigirá un contrato firmado "con luz y taquígrafos" que diga que en Cataluña "a partir de este momento" sólo podrá gobernar la lista más votada, al margen de la aritmética parlamentaria.

La postura de Mas choca con las tesis del candidato de CiU, Josep Antoni Duran, apartado de la campaña mientras se recupera de la extirpación de un tumor pulmonar. El líder de CiU no se dio ayer por aludido con la advertencia de Zapatero el pasado sábado en el sentido de que la Generalitat no sería moneda de cambio con CiU. Eso sí, Mas intentó disimular un gesto tan impropio de un nacionalista como negociar el Gobierno de Cataluña en Madrid. Por eso, apostilló que no habrá ningún cambio de Gobierno en Cataluña sin haber, antes, unas elecciones autonómicas. CiU se reserva así la posibilidad de exigir a los socialistas, españoles y catalanes, la convocatoria de unos comicios anticipados en Cataluña.

El PSC, hastiado por las demandas de Mas, ignoró ayer el contrato que exige Artur Mas. En estos momentos los socialistas andan más preocupados por las encuestas, que indican que el PP no para de arañar terreno al PSOE. "Quizá estas encuestas ayudarán a crear un clima electoral movilizador", escribió ayer en su blog el portavoz del partido, Miquel Iceta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50