Reportaje:

El mayor velero del mundo

Una factoría de Marín inicia el montaje de un barco de 136 metros de eslora

El astillero Factoría Naval de Marín (FNM) inició esta semana la construcción del Sea Cloud Hussar, el velero más grande del mundo con 135,7 metros de eslora y 4.000 metros cuadrados de velamen repartido en tres mástiles. Su botadura no llegará según FNM antes de abril de 2009, cuando el velero empezará a surcar el Mediterráneo para una empresa de cruceros.

El Hussar supera en 23 metros de longitud al Juan Sebastián Elcano y es ocho metros más largo que el mítico buque escuela ruso Sedov; aunque en la actualidad, el velero más grande es el moderno Royal Clipper (134 metros), también dedicado a la explotación turística.

El astillero español ingresará 65 millones de euros con la construcción del Hussar, un buque que imita los viejos navíos del siglo XIX aunque con casco de acero.

El crucero de vela se entregará en un año y cuesta 65 millones de euros
El barco surcará el Mediterráneo para una empresa del sector turístico

El buque responde a la creciente demanda de cruceros turísticos, que tras años apostando por los grandes buques de pasaje a motor, elige ahora el mercado de los barcos de vela. Es una carrera por diseñar buques de recreo cada vez más grandes, cómodos y modernos, para las rutas turísticas que captan a clientes de todo el mundo.

El velero dispondrá de 230 plazas (92 tripulantes y 138 pasajeros), con 69 camarotes y tres suites, y será explotado por la compañía Sea Cloud Cruises, que tiene dos veleros similares pero mucho más pequeños. Sea Cloud compite en este tipo de negocio en el Mediterráneo con la operadora Star Clippers, propietaria del Royal Clipper, el barco que hasta ahora obstenta la primacía en tamaño.

La mayor parte de la tripulación del Hussar se ocupará del complejo manejo de las velas, 27 trapos de diferente superficie que moverán el buque en sus travesías turísticas. El velero dispone además de un potente motor auxiliar diésel-eléctrica de casi 5.000 kilovatios de potencia.

El que será el velero más grande del mundo ha sido diseñado por el ingeniero naval vigués Íñigo Echenique, quien ya fue jefe de investigación del Desafío Español en la Copa América de 1991-92. En el currículo de Echenique figura además el diseño de la orza y el timón del velero de Theresa Zabell, con el que ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. Los interiores del barco han sido ideados por el estudio Partner Ship Design de Hamburgo.

Factoría Naval de Marín se ha convertido en el paradigma de la reconversión de los astilleros gallegos, que han reorientado su negocio tras la crisis de la construcción naval de buques pesqueros.

Los grandes astilleros gallegos concentran en este momento el 55% de los pedidos (2008-2012) de nuevos buques en España, en su mayoría para transporte de productos químicos, pasaje y coches. Las pequeñas factorías, como FNM, buscan contratos en el segmento de los yates de lujo, con alto valor añadido. El astillero pontevedrés, acaba de lanzar la marca Marin Luxur Yachts para especializarse en la venta de megayates para grandes fortunas.

La empresa ya ha firmado contratos para la construcción de seis grandes yates, por importe de 225 millones de euros. Además del Hussar, FNM está montando la mayor embarcación de recreo construida en España, un buque de 60 metros de eslora y 36 millones de euros de precio, que ha sido encargado por el empresario naviero Fernando Fernández Tapias.

El astillero de Marín fue vendido hace poco más de un año por la familia Nogueira a un consorcio empresarial integrado por el empresario vigués Pablo Comesaña, el valenciano José María Suescun (ex propietario de Corporación Dermoestética) y Corporación Caixa Galicia. Comesaña posee el 45% de las acciones; Suescun tiene otro 45%; y Caixa Galicia es titular del 10%.

Pablo Comesaña es el responsable de gestionar la empresa, a la que ha transferido su experiencia en el sector. El directivo vigués puso en marcha y dirigió durante años la nueva división de yates de lujo en casco de acero del Astillero M. Cíes, de donde precisamente salió el Centium adquirido por José María Suescun.

Factoría Naval de Marín está en plena fase de equipamiento de un nuevo astillero específicamente dedicado a este segmento de negocio. La empresa prevé facturar este año 75 millones de euros, la mitad todavía procedente de su división clásica de construcción y reparación de buques de pesca. Sin embargo, en sus planes de negocio está concentrar su estrategia de pedidos en buques de alto valor añadido, en los que ha presupuestado un crecimiento del 25% en su volumen de negocio.

Su división de yates tiene en este momento pedidos para buques de recreo de 40, 45 y 60 metros de eslora, a los que se añade una goleta de regatas de buques clásicos de 42 metros. La cartera de embarcaciones de recreo está valorada en 150 millones de euros, a los que se añaden 75 millones más en pedidos de barcos industriales de otras características.

El 'Sea Cloud Hussar' en cifras

- Manga: 17,2 metros

- Calado: 5,65 metros

- Velocidad máxima: 12 nudos

- Velamen: 27 velas y 3 palos

- Tripulación: 92 personas

- Pasajeros: 138 personas

- Habitaciones: 69 camarotes y 3 suites (16 a 40m2)

- Botadura: abril de 2009 en la Factoría Naval de Marín

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de febrero de 2008.